Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
comer & beber

Brindis de cerveza para cerrar el Oktoberfest

Quedan pocos días hasta el final del Oktoberfest, la fiesta cervecera más grande del mundo. Para los que no pueden disfrutar de un maas (el vaso de litro típico) en Múnich, Madrid ofrece este fin de semana varios sitios donde rige la pureza de la cerveza alemana.

- Baden Baden (Germán Pérez Carrasco, 5). Este templo a la cerveza, con más de 80 marcas de todo el mundo, celebra Oktoberfest con dos cervezas fabricadas especialmente para la ocasión y promociones en los codillos y salchichas. La Spaten Oktoberfest, de cebada, tiene 5,9 grados de alcohol, y es "similar a una bock con un toque dulce", dice Iván, hijo de los fundadores.

- Harry El Alemán (Bravo Murillo, 67). No pida una caña a Harry si no tiene mucha sed. Aquí la medida estándar es el litro. "Al tercio lo llamamos chupito", bromea Harry, hijo del Harry original, un alemán de cerca de Dortmund. El bar celebra hoy y mañana los últimos días de Oktoberfest con ofertas y regalos. Los grupos pueden disfrutar de barra libre de cerveza rubia, además de una salchicha que pesa 1,3 kilos, por 20 euros por persona.

MÁS INFORMACIÓN

- Fass (Rodríguez Marín, 84 y Plaza Arturo Soria). Estos restaurantes son pedacitos de Alemania: la decoración, las camareras con uniforme tradicional. No hacen una oferta especial de Oktoberfest, pero se puede celebrar eligiendo entre la cerveza rubia (pero con mucho más cuerpo que casi cualquier lager español), tostada (amargo de gran sabor) o de trigo.

- Kruger (Princesa, 5). Aún tiene fama por la minibolera que tenía, aunque se quitó hace ocho años. Pero sigue siendo la estrella la carta de cervezas, con 16 referencias: rubias, tostadas, de trigo, y la Engel First Lady, una nueva cerveza fabricada especialmente para mujeres.

- Parroquia alemana(Avenida de Burgos, 12). La iglesia católica alemana Santa María se suma a las celebraciones con su propia versión del Oktoberfest. Mañana, desde la una hasta las ocho de la tarde, ofrece cerveza, comida típica, un bazar y juegos.

DAVID R. NELSON

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de septiembre de 2011