Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Juan Ramón Zaragoza, el médico que ganó el Nadal

El médico y escritor Juan Ramón Zaragoza (Valencia, 1938) falleció el pasado domingo en Sevilla. Catedrático emérito de la Facultad de Medicina de esa ciudad y miembro numerario de las reales academias sevillanas de Bellas Letras y de Medicina, Zaragoza obtuvo el Premio Nadal en 1980 con la novela Concerto grosso. Tenía 42 años.

Zaragoza cursó estudios de Medicina en Valencia, su ciudad natal, y llegó a Sevilla en 1971. Fue catedrático de Radiología y Medicina Física en la Universidad hispalense. Muchos de sus alumnos aún recuerdan sus amenas lecciones, que combinaban anécdotas históricas con la descripción de avances científicos. Fue delegado en Sevilla del Ministerio de Sanidad durante el Gobierno de UCD, así como decano de la Facultad sevillana de Medicina. Zaragoza fundó, además, el Centro Radiológico Computarizado, una instalación pionera en Sevilla en la introducción de la alta tecnología en el diagnóstico por la imagen.

Concerto grosso fue la primera novela que presentaba a un premio literario, aunque no era su primera obra. Constaba de tres escenarios temporales: la época del emperador romano Vespasiano, un EE UU de ciencia ficción en 2016 y el siglo XVIII ilustrado. Tres historias paralelas unidas por un tema común: las nuevas tecnologías y el dilema de si pueden ser utilizadas para aumentar el bienestar social o como instrumento de dominio de unas minorías. La preocupación ética por las consecuencias sociales de los avances científicos está en el nexo de la novela. "No he pretendido hacer ninguna novela de tesis, pero sí he querido transmitir este pequeño mensaje para que el lector, además de pasar un buen rato, reflexione y saque sus conclusiones", afirmó Zaragoza.

Por la novela desfilan personajes históricos de la Roma clásica como Vespasiano, Plinio el Viejo o Marcial, e ilustrados, como Franklin o Voltaire. Cuando ganó el Nadal, Zaragoza dijo sobre la labor del novelista: "Es una tarea que no puede disociarse del entretenimiento, la distracción y la eficacia". Zaragoza reivindicaba como lector la posibilidad de diversión.

Otras obras suyas son Medicina y sociedad en la España romana (1971), Tabaco y salud (1980) y Una vida larga y sana (1990).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de septiembre de 2011