Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALMUERZO CON... JUAN A. ORENGA

"El éxito de España en fútbol nació con el baloncesto"

"Esta es la que más vale, la de mis niños", dice orgulloso Juan Antonio Orenga (Castellón, 1966) con dos medallas de oro colgadas en el cuello. Y curiosamente no se refiere al premio por el Europeo de baloncesto de la selección española absoluta, en la que ejerce de ayudante del entrenador. Sino a otro oro, al de la selección sub 20, también campeona europea este verano y en la que este exjugador ha sido el primer técnico.

Orenga recibe felicitaciones y se fotografía con quien se lo pide (y con sus dos medallas) en El Tulipán, un pequeño y acogedor restaurante lleno de camisetas e imágenes de deportistas colgadas en las paredes y hasta en el techo. Allí habla de su vida, que casi es lo mismo que hablar de baloncesto desde que a los 15 años dejara la casa familiar. Después de llevar los tirantes de Estudiantes, Madrid, Unicaja y Cáceres, y 128 veces los de la selección española, Orenga ha pasado los últimos cuatro años como preparador entre las categorías inferiores de la Federación Española y la selección absoluta, como ayudante. Dos mundos diferentes que le apasionan por igual. "Con los niños, el trabajo es muy bonito. La incidencia sobre la persona y el jugador es muy alta. Les empujas, les ayudas, les ves crecer. Además de entrenador, soy formador. Los chavales dependen de los valores que les des", cuenta.

El técnico ayudante de la selección de básquet destaca la unión del vestuario

Los comensales ni siquiera han de pedir. Ángel, el dueño de El Tulipán, sirve las gambas, la fabada y el churrasco mientras comparte recuerdos con Orenga. En este expívot de 2,07 metros se esconde un entrenador con alma de profesor que sabe comprender al jugador porque antes él sintió lo mismo. Recuerda, por ejemplo, cuando entrenó al equipo júnior de Estudiantes. El primer día desaconsejó los pelos largos y prohibió más tatuajes y pendientes. "Vuestro objetivo es aprobar la selectividad, y luego ganar el Campeonato de España. No vais a ser profesionales. Nadie os lo dice y os lo tengo que decir yo. Si suspendéis, no vendréis a entrenaros", les dijo. Todos aprobaron, dos chicos fueron a la selección española y la plantilla recuerda un año divertido en el que Orenga contrató a un profesor de aeróbic para mejorar con el baile la coordinación.

Además de formar jugadores, Orenga pone el acento en formar personas, en construir un vestuario unido. Así, asegura, está el éxito de la mejor generación en la historia del baloncesto español. "Pau Gasol, Navarro, Calderón, Rudy, Marc, Reyes... Son estrellas y son amigos. Se ayudan, se quieren, están siempre pendientes los unos de los otros. No se divierten porque juegan bien. Al revés: se divierten y por eso juegan bien. Todos tienen lazos, son un bloque. La relación Pau-Navarro es alucinante. Ese ambiente no se puede mentir. El éxito de la selección de fútbol viene del éxito del baloncesto. La clave está en la unidad, en el vestuario. Pau es el primero que se preocupa por sus compañeros".

Orenga ama el baloncesto. Recuerda con cariño sus inicios en el instituto Francisco Ribalta, en Castellón -en el equipo júnior, él era el pívot y el alero tirador era Alberto Fabra, presidente de la Generalitat Valenciana-, y dice que si no fuera por la canasta, hoy sería "un arquitecto de 2,07 metros". Le encanta dibujar y devora un libro tras otro, desde los clásicos a la ciencia ficción. Eso sí, ni hablar del libro electrónico. Le gusta el papel.

El Tulipán. Madrid

- Plato de gambas y surtido de fiambres.

- Fabada.

- Churrasco con patatas.

- Agua y cerveza.

- Helado y café.

Total dos menús: 70 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de septiembre de 2011

Más información