Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Teodoro novela la búsqueda de un manuscrito lleno de poder

Hay un poder codiciado que desde hace siglos despierta las pasiones de los hombres. El deseo de poseerlo está en el centro de aventuras y secretos, de luchas y dilemas, que se hacen realidad entre los siglos XI y XXI en escenarios que recorren Occidente y Oriente. Este poder está en el centro de la novela El manuscrito de Avicena, de Ezequiel Teodoro (Ceuta, 1971), que acaba de publicar Entrelíneas Editores.

El médico y filósofo persa Avicena es un personaje histórico lleno de atractivo para el autor, que trabaja como periodista desde hace 16 años. "Avicena siempre me ha cautivado mucho. Era un superdotado. Creía en el conocimiento por el propio conocimiento. Con 17 años curó al emir de Bujará. El emir le ofreció lo que quisiera. Avicena le pidió poder entrar en la gran biblioteca de Bujará", relata Teodoro. En ese centro de sabiduría Avicena concluye en el año 999 su obra más ambiciosa. Pero, a la vez, la más peligrosa. Porque tras ese manuscrito se enredará una maraña de cruzados, espías, masones y terroristas de Al Qaeda.

En el relato el manuscrito va de lugar en lugar hasta llegar a España en la Edad Media. "Desde 2002 hay una operación secreta de Al Qaeda para conseguir el manuscrito. Está escondido en España en una iglesia de una pequeña población (...) El manuscrito tiene el poder de la curación, el poder de la inmortalidad. Avicena reunió todos los conocimientos de los autores que habían existido. Construyó una fórmula para curar y salvar a la humanidad. Si cae en manos de los terroristas, habrá un gran problema. Al final, es la eterna lucha del bien contra el mal", señala Teodoro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de septiembre de 2011