Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:'IN MEMORIAM'

Referente para la oposición de izquierdas al régimen

Conocí a Ignacio a finales de la década de los cincuenta, cuando los responsables del Frente de Liberación Popular (FLP) me enviaron a Santander para hacer prácticas en su bufete, pues habíamos montado un despacho laboral en Madrid y había que aprender el oficio. Me alojé en una residencia de estudiantes a la que solo iba a dormir, pues el resto del día lo pasaba en su bufete. Como quiera que al llegar a la residencia siempre había un extraño "compañero" de habitación que me aventajaba en edad, que no parecía estudiante y que me preguntaba con forzada amabilidad por lo que hacía y dejaba de hacer durante el día, Ignacio pensó que era más seguro que me alojara en su casa, en la que pasé dos semanas con él y su familia.

Siempre he recordado aquellos días por la profunda impresión que me causaron, tanto él como su mujer, Blanca, y sus hijos. Vivir con ellos era entrar en un mundo de solidaridad, de convicciones, de compromiso con una clase obrera que Ignacio conocía bien, tanto por su militancia política como por su práctica jurídica y su reflexión teórica; su libro La demagogia de los hechos influyó considerablemente en los jóvenes de mi generación.

Ignacio Fernández de Castro fue un referente esencial para una oposición de izquierdas al régimen que discurrió al margen de los partidos de entonces, con quienes compartió los riesgos de una clandestinidad que le llevó al exilio. Ignacio era vehemente en su expresión, y tras su aire severo se escondía una cálida y generosa humanidad que provocaba, a la vez, el respeto y la camaradería. Aprendí en esos días Derecho y algo de Sociología, pero sobre todo aprendí de él la profundidad de un compromiso que iba más allá de las ideas y que configuraba toda una forma de vivir. Por encima de su extensa obra sociológica, especialmente en el ámbito de la educación, de sus escritos políticos y del compromiso con los demás, guardo el recuerdo de un hombre íntegro, veraz y valiente que luchó sin descanso por un mundo mejor.

José Luis Leal fue ministro de Economía con Adolfo Suárez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de septiembre de 2011