Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Huelga en la enseñanza

La protesta educativa se queda a medias

Los sindicatos no logran paralizar la enseñanza pública y numerosos centros ignoran la huelga - Mayor incidencia en Primaria y en las localidades medianas

No se paralizó la actividad docente. El malestar generado entre profesores y padres de alumnos de la enseñanza pública por los recortes aplicados este año por la consellería de Educación, no se plasmó en un seguimiento masivo a la convocatoria de huelga realizada conjuntamente por todos los sindicatos. Estos la tildaron de "éxito" y cifraron el respaldo del profesorado en torno al 70%. La Consellería aseguró que no había alcanzado el 22%. La Xunta cifró el paro en Primaria en un 29% frente al 15% del respaldo en Secundaria.

Aunque en algunos centros -principalmente en barrios de las ciudades y en poblaciones medias- el paro rozó el 100%, en numerosos colegios e institutos más céntricos (y con las plantillas de trabajadores más envejecidas) de las grandes ciudades, apenas un 20% del profesorado secundó la huelga. No porque estos docentes no compartan las demandas sindicales, sino porque creen que la pérdida del salario de un día no compensa. "No habrá repercusión", comentó a pie de aula a este diario, evidenciando el desánimo, un representante de la directiva del instituto Tenorio, de Cotobade, en donde ayer solo secundaron la huelga dos de los 17 profesores del centro.

El paro tuvo mayor incidencia en las aulas de Infantil y Primaria que en los centros de Secundaria. Y en algunos colegios de las principales ciudades, el apoyo a la huelga fue mayor por parte de los padres que optaron por no enviar a sus hijos a los centros que por los profesores. Así ocurrió en el colegio coruñés San Pedro de Visma, donde apenas acudieron la mitad de los niños matriculados mientras que solo el 15% de los maestros secundó el paro. Singular fue el caso del único alumno que ayer asistió a clases al Colexio Fogar, en Carballo, uno de los más grandes de la provincia de A Coruña. Todos los profesores, salvo tres del equipo directivo, de servicios mínimos, estaban de huelga. Y acudió únicamente un alumno.

En los grandes institutos de las ciudades, como el Santa Irene de Vigo, el Eusebio da Guarda de A Coruña o el Rosalía de Castro de Santiago, la huelga fue casi inapreciable, con porcentajes aopenas superiores al 5%. En la mayoría de los institutos coruñeses el seguimiento, aunque mayor, no llegó al 50%. Algo parecido ocurrió en los centros de Secundaria de Santiago.

Aferrado al dato del 21,98% de respaldo a la huelga, el director general de centros de la Consellería de Educación, José Manuel Pinal, minimizó ayer el malestar de los profesores de la enseñanza pública gallega concluyendo que "la mayoría de la sociedad no comparte los motivos que llevaron a la convocatoria de huelga" que, en su opinión, "en nada redunda en la calidad educativa ni en el beneficio de los escolares gallegos". Y amparado en el "bajo índice" de participación, Pinal negó que la Xunta esté beneficiando a la enseñanza privada en detrimento de la pública.

El director general de centros realizó la valoración con el eco aún de los gritos de los más de 7.000 manifestantes que clamaron ante la sede de San Caetano contra los recortes de la enseñanza pública y el aumento del horario lectivo. Mientras los docentes llegados de todos los puntos de Galicia y estudiantes, fundamentalmente de Magisterio, se manifestaban ante la sede de la consellería, Pinal explicaba a los medios de comunicación que los profesores "no entendieron el mensaje de los sindicatos" y les agradeció su comparecencia a las aulas desoyendo la convocatoria de huelga.

El alto cargo de Educación volvió a insistir en que la ampliación de la jornada lectiva "no supone en ningún caso que el profesorado tenga que trabajar más". Todo lo contrario. "Gracias a la medida adoptada la comunidad educativa dispondrá de 60.000 horas más a la semana para atender a niños con dificultades de aprendizaje", reiteró la explicación de las últimas semanas. Los manifestantes pidieron a gritos ante la sede de San Caetano el cese del conselleiro de Educación, Jesús Vázquez, y los representantes sindicales reiteraron esta petición más tarde a la vista de "la movilización".

Las organizaciones convocantes de la huelga suscribieron a media tarde un nuevo comunicado conjunto para reclamar no solo la dimisión de Vázquez, sino además el cese del director general de la Compañía de Radio Televisión de Galicia (CRTVG), Alfonso Sánchez Izquierdo. Lo responsabilizaron de la "burda manipulación" en el tratratamiento de la información de la jornada de huelga ofrecida por el medio público en el Telexornal de las 14.30 horas. Los sindicatos reprueban que la televisión pública hiciera "protagonista de la noticia a quienes no secundaron la huelga" cuando estos fueron "una minoría".

Al conselleiro las centrales lo acusaron además de ofrecer datos falsos del porcentaje de seguimiento de la jornada de paro. Un hecho que para los convocantes se une "al desprestigio permanente al que somete al profesorado y a los recortes constantes en la enseñanza pública". ç

En plena jornada de huelga, algunos centros educativos distribuyeron comunicados expresando su malestar con la política educativa de la Xunta. Fueron los casos del IES Lamas de Abade de Santiago y la asamblea de madres y padres del instituto Matías o Namorado de Padrón, que envió un comunicado a la Consellería con duras críticas a su política.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de septiembre de 2011