Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:BALONCESTO | Europeo de Lituania

El artista y el guerrero

Scariolo dice que Navarro tiene "luz verde para romper cualquier sistema" e Ibaka pide el oro mañana como regalo de cumpleaños

"España es talento y es sacrificio", dijo Sergio Scariolo, y, sin nombrarlos, definió a dos de los jugadores de la noche, Navarro e Ibaka. El escolta recibió en el vestuario un concierto de aplausos, los de unos compañeros agradecidos por sus 35 puntos, 19 de ellos en el tercer cuarto. El pívot fue uno de esos trabajadores silenciosos en la sombra en un partido de mucho tajo ante Macedonia. Navarro se quedó a solo un punto de su mejor marca con la camiseta número 7 de España, lograda en el Europeo de 2005 frente a Croacia. "Pero hoy he estado mejor que aquel día. He visto el aro muy grande y mis compañeros me han pasado mucho el balón para que me la jugara yo. Entonces tiré muchos tiros libres", presumió.

MÁS INFORMACIÓN

Navarro juega con la sencillez de un genio. Pese a ser el único español en el quinteto titular que no juega en la NBA, sus compañeros han recurrido a él en las situaciones de mayor emergencia. El capitán ha sido el salvavidas para todos ellos. "Es un artista del baloncesto. Navarro crea baloncesto. Merece el éxito que tiene. Es el único jugador en mi carrera al que le digo: 'Si sientes un tiro, adelante'. Tiene luz verde para romper un sistema si su inspiración se lo dice. Y eso para mí ya supone mucho", se rindió Scariolo, muy celoso de su pizarra salvo cuando la magia de un jugador como Navarro tira por los aires cualquier planteamiento. El escolta fue el centro de todas las felicitaciones. De sus compañeros, de los rivales, que le saludaban después del encuentro, e incluso de un mito como Panagiotis Giannakis, el único que ha ganado un Europeo como jugador (1987) y como seleccionador (2005), con Grecia, que también le regaló alguna carantoña de admiración.

Navarro dinamitó el tercer cuarto. Un momento en que la selección se ha acostumbrado a decantar sus enfrentamientos. En los últimos cuatro encuentros, frente a Serbia, Francia, Eslovenia y Macedonia, el conjunto de Scariolo ha conseguido su mejor parcial anotador justo después del descanso: 27 puntos a los serbios, 29 al equipo galo, 36 en cuartos contra Eslovenia y 27 ayer en semifinales, más de una tercera parte de Navarro.

"Ha sido la noche de Navarro. Espectacular", resumió Ibaka. El pívot sumó 11 puntos, cuatro rebotes y un tapón en 17 minutos en pista. Su papel fue tan meritorio que Felipe Reyes, una de las rotaciones habituales en la selección, solo jugó seis segundos (Sada, Claver y San Emeterio no salieron del banquillo). "Para mí ya es un éxito estar aquí por todo lo que he pasado antes y por la oportunidad que me ha dado esta selección. Es algo muy importante para mi futuro. Formo parte de uno de los mejores equipos de la historia de España", agradeció Ibaka, que ya suma 42 rebotes y ocho tapones en el torneo.

La familia de la selección española ha crecido en los últimos días. Ibaka esperaba a parte de su familia desde Brazzaville, en el Congo, como su abuela, pero problemas con los vuelos retrasaron su llegada. El pívot vive momentos muy especiales. Mañana, el día de la final, cumple 22 años. "Ya sé qué regalo de cumpleaños quiero", pidió. "Ese, el oro, es nuestro siguiente gran reto", afirmó Scariolo. "Es muy caro estar en los Juegos. Ahora defendemos nuestro título y entrar en la historia. Muy pocos jugadores y muy pocos entrenadores han conseguido repetir el oro. Somos los campeones, los que hace dos años jugamos, ganamos y arrasamos al final".

Solo Lituania (en 1937 y 1939), y dos selecciones históricas como la URSS y Yugoslavia, han logrado repetir el primer puesto en un Campeonato de Europa en dos ediciones consecutivas. Para una selección que en los seis últimos años ha llegado a cinco finales en una gran competición (un Mundial, unos Juegos y tres Europeos), el oro es el único pensamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de septiembre de 2011