Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos testigos acusan a Ortega Cano de conducción temeraria

Dos testigos identificaron ayer al vehículo José Ortega Cano como el protagonista de dos acciones de conducción temeraria momentos antes del accidente en el que murió Carlos Parra, el ocupante del automóvil contra el que chocó el exmatador de toros. El primer declarante aseguró ante el titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Sevilla que un vehículo, que identificó "sin ninguna duda" como el conducido por Ortega Cano, hizo un doble adelantamiento en una zona de línea continua y a "gran" velocidad en una curva situada a unos cinco kilómetros del lugar del accidente.

El otro testigo que compareció en el juzgado sostuvo que el día del accidente circulaba en su todoterreno justo detrás -"a unos 50 o 60 metros"- del vehículo que conducía Parra y a una velocidad de entre 80 y 90 kilómetros por hora. Entonces, según el testimonio, vio venir de frente el Mercedes conducido por Ortega Cano, que iba "muy rápido" y con las luces largas puestas. El testigo le dijo al juez que la víctima no pudo hacer nada para evitar la colisión, mientras que él pudo frenar a tiempo y evitar así colisionar con el motor de uno de los vehículos implicados, que salió disparado tras el accidente.

El torero retirado permanece hospitalizado en el hospital Virgen Macarena de Sevilla por "un proceso infeccioso que requiere tratamiento antibiótico intravenoso", según aseguraron ayer fuentes sanitarias, informa Efe. Las mismas fuentes no precisaron el tiempo que permanecerá en el hospital, en el que tenia previsto ser sometido mañana a una intervención quirúrgica de colon como consecuencia de las secuelas físicas del accidente de tráfico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de septiembre de 2011