Cartas al director
i

Su silencio se va a escuchar

A los ricos españoles:

Como personas informadas que son, conocerán que flota en el ambiente una pregunta: ¿los ricos españoles van a pedir también que les suban los impuestos?

El objetivo de mi carta es animarles a que lo hagan. Y les diré, brevemente, los tres motivos que yo veo para ello.

Algunos de ustedes pueden, por propia convicción, pensar que esa acción será buena para la sociedad. También pueden pensar que esa acción sería buena para ustedes mismos: dar, como saben los psicólogos y los sabios antiguos, es benéfico para el que da.

Habrá otros, guiados por el propio interés, que pueden pensar que en un país empobrecido no se hacen buenos negocios.

Y finalmente puede que haya otros que sientan el temor del porvenir. Se ha producido una fractura enorme entre los gobernados y los gobernantes. Además, crece la rabia que sienten los comunes por pagar las consecuencias de una crisis que, en lo sustantivo, no crearon. Ambos procesos están creando el humus para lo ayer improbable: una regulación para paliar los privilegios de los ricos.

Tengo el convencimiento de que algunos de ustedes están muy tentados de lanzar alguna iniciativa en la misma dirección que sus homólogos de EE UU, Francia y Alemania. Muy posiblemente les frene "el qué dirán". Qué dirá la ciudadanía en general y, sobre todo, qué dirán los "colegas", los otros ricos. No les niego que en España se castiga más el pecado de acción que el de omisión. Pero esta crisis, que tanto dolor está generando en una buena parte de la población, nos examina a todos. También a los ricos. Y en este momento... su silencio se va a escuchar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 09 de septiembre de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50