Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y UPN irán juntos a las elecciones tres años después de su ruptura

Los regionalistas navarros encabezarán las listas de la nueva coalición

Parecía imposible hace solo unos meses, pero el adelanto electoral y una sola reunión en Madrid han sido suficientes para un nuevo acuerdo entre PP y UPN, que acudirán juntos a las elecciones generales del 20 de noviembre. Solo tres años después de su sonada ruptura y transcurridos tres meses desde que concurrieran por separado a los comicios de mayo en Navarra, ambas formaciones se unen ahora con un objetivo común: evitar que la nueva coalición entre Bildu y Aralar se convierta en la primera fuerza en la Comunidad foral.

El acuerdo, que deberá ser refrendado por los órganos competentes de ambas formaciones, deja para UPN, con voz propia en el grupo mixto, el primero y tercer puesto de la candidatura, y para los populares, el segundo, mientras que en la lista de senadores se incluirán dos del partido navarro. Aún quedan por concretar los nombres de estos candidatos, pero de entrada queda descartado el de Miguel Sanz. El expresidente navarro, principal defensor de la ruptura del pacto con los populares en octubre de 2008, ya ha manifestado abiertamente su rechazo a esta nueva coalición y, aunque en un principio se propuso a encabezar las listas regionalistas, finalmente ha renunciado para no perjudicar ni dividir a su partido. El Gobierno navarro está sostenido en este momento por los socialistas.

Su sucesora, Yolanda Barcina, que siempre se ha mostrado partidaria de recuperar el entendimiento con el partido liderado por Mariano Rajoy, ha logrado el acuerdo casi en tiempo récord. Solo hace una semana, el viernes día 2, y durante el acto de arranque del curso político de la formación, la presidenta navarra anunció por sorpresa contactos con el PP para ir en coalición a las generales y recibió el visto bueno de su ejecutiva el lunes. Esa misma noche telefoneó directamente a Mariano Rajoy para solicitar el inicio oficial de las conversaciones.

En el encuentro de ayer, celebrado en Madrid, UPN dejó claro su principal "línea roja" sobre la que no cedería en las conversaciones: la de tener voz propia en el Congreso, tal y como ha venido ocurriendo desde la ruptura con los populares. Eso sí, por parte del PP el acuerdo da a Rajoy la garantía de que UPN votará a favor de su investidura y de los Presupuestos, una cuestión no precisamente baladí, ya que la abstención de UPN en el voto de las Cuentas Generales de 2009 de Zapatero fue la que provocó la ruptura entre los dos antiguos socios, unidos desde hacía 17 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de septiembre de 2011