Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación subvenciona con 46.000 euros un centro de élite ultrarreligioso

El colegio Miraflores propone formar a los niños "como verdaderos apóstoles"

La orden religiosa de las Esclavas de la Santísima Eucaristía y de la madre de Dios -de origen mexicano y con excelentes relaciones políticas y económicas en el país azteca y en Galicia- ha obtenido un concierto educativo de la Consellería de Educación. Recibirá más de 46.000 euros de las arcas públicas este año para formar a los niños "como verdaderos apóstoles" en la fe cristiana. La aseveración sobre el objetivo educativo la formuló el año pasado, en una entrevista publicada en La Voz de Galicia, la máxima responsable de los centros Miraflores esparcidos por el mundo, Salud Conde. "La verdad es que este colegio no es para todos", precisó la monja en la entrevista para destacar el elitismo del centro escolar que ahora subvenciona la Xunta. Y dibujó el perfil de quienes deben ser sus alumnos: "La familia, que sea lo mejor integrada posible y si está disfuncional, que no haya problemas". "El perfil de estos niños es que sean verdaderos apóstoles en el medio en el que se desenvuelvan. Que sean niños que se sientan capacitados en todos los sentidos: espiritual, académico, social... y también son muy importantes los idiomas", enumeró la religiosa los valores del centro ahora concertado.

"La verdad es que esta institución no es para todos", afirma la directora

El centro opta por alumnos integrados sin problemas de disfunción familiar

Salud Conde (ourensana emigrada a México, en donde lleva más de medio siglo creando y dirigiendo el conglomerado de los centros religiosos Miraflores) es íntima amiga de Manuel Fraga. El entonces presidente de la Xunta acudió a la inauguración del colegio ourensano en 2004. Junto a él, el empresario ourensano afincado en México Olegario Vázquez Raña (propietario de diversos grupos de comunicación en México), la plana mayor del PP provincial y, además, representantes de la directiva de la Fundación San Rosendo que presidía el cura Benigno Moure, ahora en la cárcel cumpliendo condena por estafa.

La concesión de un aula de Infantil concertada para el colegio ultrarreligioso supone un primer paso en la cofinanciación por la Xunta del centro. La Consellería de Educación confirmó a este diario que en años sucesivos podrían incrementarse las aulas concertadas. "Cumple todos los requisitos que figuran en la norma, de demanda y de población", sostienen las fuentes de Educación.

Sin embargo, el elitismo del centro -que segrega por sexos- y las condiciones familiares que exige la dirección para aceptar a sus alumnos, han hecho que hasta el momento su matrícula se nutra básicamente de familias de la ciudad con alto poder adquisitivo y de las de nueva adscripción en el municipio.

En el mismo ayuntamiento de Pereiro de Aguiar está el colegio público Ben-Cho-Shey. Masificado. El profesorado se ha movilizado constantemente en los últimos años en demanda de nuevas aulas que la Consellería de Educación les ha negado "mientras las concede al colegio privado". Ello, aun cuando Salud Conde no es partidaria de subvenciones. En la entrevista concedida a La Voz de Galicia, la máxima responsable de los centros Miraflores del mundo aseguraba tajante: "Hemos pedido el concierto porque lo quieren las madrecitas, pero no me gustan las subvenciones porque no quiero vivir amarrada". Lo hará. Pero con el malestar de todos los sindicatos.

A comienzos de este año, Comisiones Obreras, CIG, STEG y UGT denunciaron ya el inminente "despilfarro" que supone la concertación con el Colegio Miraflores. "La Xunta le paga la educación a los ricos cuando esa necesidad está cubierta ya por el centro público de Pereiro de Aguiar", sostienen, indignados. El colegio Miraflores crece, según los profesores, a expensas del centro público.

Las buenas relaciones de Salud Conde con el Partido Popular acrecientan el malestar de los sindicatos. No solo Fraga acudió a arroparla en el acto inaugural del centro privado en 2004, acompañado de importantes empresarios. Seis años después, Alberto Núñez Feijóo representaba a la Xunta en el respaldo al centro que había aumentado ya sus aulas, en previsión del crecimiento que ahora llegará con el concierto. Junto a él, el presidente de la Diputación provincial, José Luis Baltar, el presidente de Coren, Manuel Gómez Franqueira, el obispo de Ourense y Vázquez Raña, el gran benefactor de todos los centros educativos Miraflores que están esparcidos por el mundo.

Masificación en la escuela pública

El concierto que la Consellería de Educación ha concedido al colegio Miraflores supone "la asfixia del centro público". Sindicatos y profesores del colegio Ben-Cho-Shey no tienen duda alguna de que la Xunta ha impedido la ampliación del colegio público para garantizar la subvención del religioso.

"Los niños del Ben-Cho-Shey están masificados, superando la ratio recomendable de alumnos por aula", sostienen los representantes sindicales que advierten de que los vecinos del municipio no acudirán al centro privado "porque no pueden pagar transporte y comedor".

El concierto con el centro Miraflores pone el punto final a una "evidencia" que profesorado público y sindicatos esperaban desde 2010, cuando Salud Conde acudió a Ourense para inaugurar la ampliación de las instalaciones acompañada de los máximos representantes del PP gallego y provincial. "La vinculación con el PP es diáfana", destacan los representantes de Comisiones Obreras, que, al mismo tiempo, tildan de "ultrarreligioso" el centro.

La monja despejó abiertamente la incógnita sobre el elitismo del centro cuando, ampliado el espacio del colegio, explicó a La Voz de Galicia: "Los colegios para nuestros niños tienen que ser muy oreados, con mucha vegetación, con mucho espacio. El niño tiene que crecer distendido, no puede crecer a oscuras. Tiene que ser un colegio en el que los niños se sientan en su casa".

Los alumnos del Ben-Cho-Shey no podrán disfrutar de tanto espacio. "Están masificados y utilizan las aulas de informática e inglés por falta de espacio", detallan molestos los sindicatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de septiembre de 2011

Más información