Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Terra Natura paga la deuda de 1,2 millones con el Consell con entradas

La Sindicatura y el PSPV piden aclaraciones sobre el uso y gestión de los pases

Terra Natura es una suerte de parque zoológico que ocupa 320.000 metros cuadrados de suelo público expropiado a favor de la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV) para levantar el parque temático Terra Mítica y otros lugares de ocio en Benidorm.

La empresa que explota el parque disfruta de una concesión de uso del suelo durante 75 años a cambio de un canon anual cifrado en 1,2 millones de euros que debe pagar a la sociedad pública.

En julio de 2009, la comisión ejecutiva de la SPTCV firmó un convenio con Terra Natura "que permite compensar la deuda pendiente de percibir a 31 de diciembre de 2009", cifrada en 1,2 millones de euros, "así como el canon de los ejercicios 2010 y 2011, con entradas del parque".

El precio de la entrada oscila entre los 15 euros por niño hasta un máximo de 25 euros por adulto. De modo que Terra Natura traspasa a la SPTCV unas 90.000 entradas al año desde 2009 en lugar de pagar el canon en efectivo.

La Sindicatura de Cuentas, el equivalente autonómico al Tribunal de Cuentas, subraya que "continua pendiente de concretar la finalidad y uso de las entradas".

Eva Martínez, diputada socialista y portavoz de grandes proyectos, denunció ayer que el convenio en cuestión "exonera a la empresa del pago en efectivo y permite pagar la tasa en especie". Y ha ilustrado su aserto: "Nadie paga sus impuestos en especie, los abogados del turno de oficio, que no cobran, no pueden ofrecer su trabajo para compensar las exigencias de la Agencia Tributaria".

"Ni ningún vecino de Valencia puede pagar sus multas de aparcamiento con un cajón de naranjas", ha apuntado uno de sus colaboradores.

"¿Cómo se han distribuido las entradas? ¿A quién? ¿Con qué criterio? ¿Dónde se han entregado físicamente? ¿Cuántas empresas públicas han ratificado convenios similares con entidades privadas?", preguntó Martínez.

Terra Natura se ha negado a aclarar cuántos visitantes recibe al año. La empresa, propiedad de la firma textil Colortex en sus orígenes, ahora es controlada por la empresa alimentaria El Pozo, que posee más de la mitad del capital.Eva Martínez, que también es secretaria del Grupo Socialista en las Cortes, se puso "a disposición de la señora Johnson para que aclare donde están las 90.000 entradas de Terra Natura y quién ha hecho uso de ellas". La Sociedad de Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV) está adscrita a la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte, un departamento que dirige Lola Johnson, la portavoz del Consell.

"Confiamos en que [el presidente de la Generalitat] Alberto Fabra cumpla su compromiso", siguió Martínez, "y demuestre que se inicia un nuevo tiempo, como a él le gusta decir. Tiene la ocasión de romper o continuar como en la etapa anterior".

La diputada socialista subrayó la gravedad del caso, no tanto por la cuantía del pago en especies, sino por la grave situación económica que atraviesa la Comunidad Valenciana y, en particular, la Generalitat, tal como revela la Cuenta General del ejercicio 2010, la liquidación detallada del presupuesto del año pasado. "La Cuenta General evidencia y corrobora los negocios ruinosos que ha llevado a cabo el Consell en los últimos años", añadió Martínez, "el Gobierno valenciano debería trabajar para recaudar y pagar a los proveedores que están teniendo que cerrar sus negocios y despedir a sus trabajadores porque no cobran por los servicios prestados a la Generalitat".

El convenio entre Terra Natura y la comisión ejecutiva de la SPTCV es, dijo Martínez, "un ejemplo de la actuación opaca, irregular y de espaldas a la opinión pública y los grupos parlamentarios" que ha caracterizado la gestión de la Administración autonómica y sus empresas públicas bajo la presidencia de Francisco Camps.

Martínez concedió que un entramado administrativo que avala un riesgo vivo superior a los 5.000 millones de euros entre sus diversas empresas públicas puede considerar despreciable una factura de 1,2 millones de euros, pero insistió en que esa cantidad podría salvar a más de una empresa proveedora de la Generalitat ahogada por los impagos de la Administración autonómica.

La situación económica de Terra Natura tampoco es boyante. La empresa despidió a 18 trabajadores en octubre de 2010 a través de un expediente de regulación de empleo. Ahora contrata a 45 trabajadores fijos y otros 90 fijos discontinuos.

Desde la Consejería de Cultura, se limitan a recordar que desde mayo de 2011 existe un convenio con la Consejería de Bienestar Social para que las personas con discapacidad puedan entrar gratis en el recinto. El convenio es hasta 2013, pero este año Terra Natura pretende firmar otro para escolares con Educación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de septiembre de 2011