El FMI prepara una revisión a la baja del crecimiento de EE UU

El organismo pide a los bancos centrales que estén preparados para actuar

La economía global languidece, arrastrada por la anemia que sufre Estados Unidos. Y aunque el Fondo Monetario Internacional (FMI) descarta la recaída de la economía mundial, sus nuevas proyecciones la colocan más cerca de la recesión. Ahora habla de un crecimiento de solo un 1,6% para este año en EE UU y del 1,9% en la zona euro. Para España la rebaja al 0,7%, la mitad de la tasa que proyecta el Gobierno español.

Estas estimaciones, que deben ser confirmadas en el paquete de documentos que se presentará a finales de septiembre en la asamblea anual del FMI, fueron adelantadas ayer por la agencia italiana Ansa. En el caso de EE UU suponen un drástico recorte respecto a la última proyección, que elevaba el crecimiento para este año al 2,5%. Es decir, si se confirma el pronóstico, la primera economía mundial crecerá nueve décimas menos.

El organismo se distanciará de la estimación oficial para España
Más información
Alemanes "acomodados" piden también un impuesto especial para los más ricos
Las exportaciones y la resistencia del consumo salvan el crecimiento
Lagarde avisa de que hemos entrado en "una fase peligrosa"

Para el año que viene las cosas no serán mucho mejores en EE UU, al crecer un 2% frente al 2,7% indicado en la pasada primavera. En el caso de los países de la moneda única europea, el organismo habló para este año de un crecimiento del 2% y para el que viene lo rebaja del 1,7% al 1,4%. Recorte de una décima también para este año en la economía global respecto a lo anticipado, hasta el 4,2%, y de dos para 2012, al 4,3%.

En el caso de la economía española, se distancia más de las previsiones del Ministerio de Elena Salgado. Ahora lo recorta una décima para este año y tres para el que viene, al 1,3%. Economía habla del 1,3% y el 2,3%, respectivamente. No toca la previsión de Alemania, pero sí la de Francia e Italia. Ante esta degradación, el FMI insta a los bancos centrales a estar listos para actuar.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Eso, en el caso del Banco Central Europeo, podría traducirse en una vuelta a la rebaja de tipos y a la compra de más deuda pública para hacer frente a la incertidumbre de los mercados. Y podría llevar a Estados Unidos a reactivar la máquina de hacer dinero si en su próxima reunión a finales de septiembre los datos económicos confirman que la desaceleración persiste.

La agencia Ansa señala, en todo caso, que se trata del borrador del informe de otoño. De hecho, en el FMI evitan confirmar estas proyecciones y podrían ser objeto de ajuste antes de su publicación definitiva el 20 de septiembre. Pero su directora gerente, Christine Lagarde, ya advirtió el sábado en el simposio de Jackson Hole de que se entraba en una fase "peligrosa".

La conclusión del foro anual de banqueros centrales puso de relieve que los estímulos fiscales y monetarios movilizados durante los últimos tres años no han sido suficientes. Y advirtieron, además, de que el margen de maniobra que tiene es menor que en el otoño de 2008, cuando se movilizó en masa la munición disponible para contener el colapso de Lehman Brothers.

La Casa Blanca tiene previsto presentar la semana que viene un nuevo paquete de estímulos a la economía y la generación de empleo, que contemplará recortes de impuestos a los asalariados y más inversión en infraestructuras. "El gran reto es cómo hacer crecer la economía más rápido y que la gente sin empleo encuentre trabajo", dijo ayer Barack Obama.

Si se confirma la proyección del FMI, su economía crecerá la mitad que en 2010. Y diversos bancos de inversión en Wall Street ya anticipan que no llegará al 2%, tras ver el tímido arranque del año, con un crecimiento del 0,4% en el primer trimestre y del 1% en el segundo. Por eso el presidente pidió al Congreso que actúe pensando en lo mejor para el país.

El encargado de vender ese plan será Alan Krueger, el nuevo presidente del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca. El actual profesor de Princeton, experto en cuestiones laborales, fue de hecho economista jefe del Departamento de Empleo en la Administración Clinton. Y en los dos primeros años de mandato de Obama fue asistente al secretario del Tesoro.

Lagarde, en el encuentro de Jackson Hole (Wyoming).
Lagarde, en el encuentro de Jackson Hole (Wyoming).REED SAXON (AP)
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS