Ridao fuerza primarias en ERC para encabezar la lista a las generales

El diputado republicano desafía a Oriol Junqueras y presenta su candidatura

Esquerra volverá a vivir una nueva lucha por el poder. Esta vez enfrentará a Joan Ridao, actual secretario general, con Alfred Bosch, profesor universitario. El objetivo será decidir quién encabeza la lista en las próximas elecciones generales del 20 de noviembre. Ridao presentó el viernes los apoyos necesarios para oficializar su candidatura y Bosch lo hará el próximo jueves, según han confirmado fuentes de su entorno. Se espera que la ejecutiva de ERC convoque primarias, que se celebrarían el 17 de septiembre.

Ridao no ha tirado finalmente la toalla ni se ha incorporado a la candidatura oficialista de Bosch, tal como le pedían diferentes sectores del partido, incluida la futura dirección encabezada por Oriol Junqueras, que apuesta públicamente al profesor. Ridao presentó el viernes unas 80 firmas de apoyo de consejeros nacionales del partido (solo necesitaba 55 sobre unos 200 miembros).

El secretario general y actual portavoz de ERC en el Congreso expresó hace meses su voluntad de repetir en el cargo, especialmente después de tener que retirar, en el último momento, su candidatura para presidir el partido, dejando así vía libre a Junqueras. Muchos esperaban que hiciera lo mismo ahora. El expresidente del Parlament Ernest Benach le pidió la semana pasada que aceptara de ir de número dos de Bosch, tal como le había propuesto Junqueras.

Pero ni el secretario general ni su número dos en el Congreso, Joan Tardà (al que también le ofrecieron ir en la lista de Bosch) aceptaron. Y es que las visiones y planteamientos de ambos son muy diferentes. Mientras que Ridao defiende como prioritarias unas políticas más sociales y marcadamente de izquierdas, Bosch (y Junqueras) toman como bandera el soberanismo y la necesidad desembarcar en Madrid con un frente nacional.

Para conseguirlo, la futura dirección de ERC ya ha establecido las primeras conversaciones informales con otras fuerzas independentistas, como Reagrupament y Solidaritat, para presentarse de forma conjunta a los comicios generales. Los líderes de ambos partidos se mostraban dispuestos a ello, siempre que sea Bosch quien encabece la lista, ya que Ridao ha expresado en más de una ocasión su oposición a esta fórmula frentista.

Junqueras, en cambio, es más partidario de sumar fuerzas, especialmente en un momento en que la presencia de ERC en el Congreso pende de un hilo. De momento, no hay indicios de que el partido haya empezado a remontar el vuelo para salir del pozo de malos resultados en que está sumida desde los últimos años. Y podría tocar fondo en noviembre, ya que los pronósticos apuntan a que los republicanos perderían sus tres diputados actuales.

Con todo, la última palabra la tendrán las bases republicanas, que decidirán cuál de los dos caminos tomarán. Joan Ridao cuenta con el lastre de pertenecer a la vieja guardia y a la dirección que ha llevado al abismo al partido. Pero también su gestión en el Congreso está muy bien valorada. Bosch, en cambio, encarna la renovación y cuenta con el aval de Junqueras, pero no deja de ser una cara desconocida para gran parte del electorado.

La ejecutiva de Esquerra Republicana aprobará mañana, con toda probabilidad, la celebración de primarias, que deberá ser ratificada por el consejo nacional del 3 de septiembre.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS