DESDE MI DESPENSA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

No más de 65 grados

Manuela Romeralo, experta en vinos y otras bebidas espirituosas y espirituales, aunque estas sean alcoholes, tiene una percepción infinita sobre el té. Hablar con ella es aprender sobre cualquier tema que tratemos. Una de las conversaciones más fructíferas que he tenido referente a las infusiones de caldos, salados y dulces, fue con ella. Lo importante, me decía, es el tiempo de la infusión, así como su estado (en polvo o en rama), y sobre todo la temperatura a la que se le incorpora el agua.

Yo les recomiendo no sobrepasar de 65 grados porque los amargos surgen intensamente, y los otros aromas se evaporan con facilidad. Si le gustan las infusiones frías, con más razón. En fin, en verano infusiones frías para hidratarse sobretodo para el disfrute de los amantes de este tipo de bebidas. Cuidado con la teína excita tanto o más que la cafeína. Recomiendo el té Ceylan. En la cocina hice una combinación maravillosa: Ostra cruda que se bebía con té Ceylan (muy aromático) frío. Ahí...repetiré hoy.. hagan la prueba poniendo a este té además rodaja de limón y ramita de menta piperita.

quiquedacosta@quiquedacosta.es

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS