Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Libertad con fianza para los detenidos en Lloret de Mar

Cinco de los 19 jóvenes turistas detenidos por los altercados que se produjeron la pasada semana en Lloret de Mar (Girona) permanecían ayer en prisión hasta que abonen la fianza de entre 1.500 y 3.000 euros que ha impuesto el juzgado número 3 de Blanes. Los jóvenes pasaron la madrugada del domingo en la cárcel, a la que fueron trasladados por los Mossos d'Esquadra tras declarar ante el juez. Se les acusa de los delitos de lesiones, daños y atentado a la autoridad. Según fuentes judiciales citadas por Catalunya Ràdio, solo un joven quedaba ayer por la tarde a la espera de conocer la decisión del juez.

A raíz de los altercados, la policía arrestó a 19 mayores de edad y un menor. El sábado el juez decretó libertad con cargos para seis jóvenes, a los que impuso fianzas de 3.000 euros. Ayer quedaban seis arrestados. Cinco podrían abandonar la prisión en breve si abonan la fianza impuesta. Otro joven más de nacionalidad eslovena estaba pendiente de la decisión judicial tras haber declarado en Blanes.

Los otros ocho turistas arrestados en Lloret, incluido el menor, también han quedado libres, aunque deberán presentarse al consulado español en su país cada 15 días. La mayoría de los detenidos tenía edades comprendidas entre 20 y 22 años, salvo uno que tenía 30. Son sobre todo franceses, alemanes y holandeses, pero también hay un suizo y un esloveno.

Pelea multitudinaria

Familiares y amigos de los turistas detenidos estuvieron aguardando durante el fin de semana ante los juzgados de Blanes la salida de los jóvenes que supuestamente participaron en los hechos que ocurrieron la madrugada del pasado jueves. Ese día, la discoteca Colossos, situada en el centro de la zona de ocio de Lloret, se quedó sin luz en un momento en el que estaba abarrotada (esa noche actuaba el dj Tiesto, de fama mundial).

A pesar de que se activaron los generadores, hubo que desalojar a los 1.800 clientes que estaban en el local porque se desactivó el aire acondicionado, lo que provocó algunas lipotimias. Tras el desalojo, algunos jóvenes intentaron volver a entrar y acabaron enfrentándose a otros grupos de turistas. En ese momento se inició una trifulca con golpes y lanzamiento de objetos que obligó a actuar a los Mossos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de agosto de 2011