Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:ANÁLISIS

Rajoy en lata y las apariencias

La orquesta seguía tocando en cubierta, mientras el Titanic se hundía muy despacio. Más cerca, Oh Dios de ti sonaba, según algunas versiones, mientras los pasajeros buscaban sitio en las insuficientes barcazas de emergencia. Todo para dar sensación y apariencia de calma y que no se percibiera lo evidente: que el Titanic se hundía irremediablemente.

En agosto, la economía española chocó contra el iceberg, ha rozado la tragedia y los líderes políticos han preferido dar imagen de normalidad manteniendo, en la mayoría de los casos, sus vacaciones. El Congreso está cerrado y se abrirá unos días en septiembre para aprobar leyes pendientes, no habrá Consejo de Ministros hasta el día 19 y la Familia Real veranea en Palma de Mallorca.

El PP se aferró a la tesis de que era mejor mantener la impresión de normalidad y Mariano Rajoy siguió de vacaciones en Galicia, según el plan previsto desde antes incluso de que José Luis Rodríguez Zapatero anunciara las elecciones para el día 20 de noviembre. El problema es que, desde la playa, el PP ha sido quien precisamente ha abierto la polémica al arremeter contra el presidente del Gobierno por seguir de vacaciones en plena tormenta financiera. En política casi todo es apariencia y en agosto mucho más todavía, pero una entrevista enlatada de la que se va extrayendo cada día un fragmento no es coartada suficiente para armarse de razón y poder achacar inactividad al adversario.

J. L. RODRÍGUEZ ZAPATERO Inmolado en el papel del malo

Dudó el día de mayor tormenta financiera si seguir el plan previsto y tener vacaciones en Doñana con su familia. Retrasó la salida unas horas, fue y volvió a su despacho para quedarse "de Rodríguez" y celebrar su cumpleaños con su equipo económico. Ha ido y vuelto a Doñana en estos días, ha hablado con Obama durante 20 minutos, ha hablado con los portavoces parlamentarios para lograr apoyo y transmitir confianza y preparar los decretos que se aprobarán los días 19 y 26. Rubalcaba, al que ha cedido el liderazgo del partido, ha anunciado las positivas y a él le toca asumir a título póstumo el coste de las negativas y los recortes que puedan quedar. Está amortizado políticamente, le queda el calvario de un debate parlamentario sobre la crisis y solo le consuela el "mal de muchos" que hace percibir que la crisis no es privativa de España, sino del resto de países europeos. La Italia de Silvio Berlusconi es buen ejemplo de dirigente aún más duro en los recortes. Está encasillado en el papel de malo, insolvente e incapaz de tomar decisiones que le asigna el PP. Eccehomo.

MARIANO RAJOY Plácida pesca de la faneca

El argumentario del PSOE pinta el estereotipo de Rajoy con dos pinceladas simples: la indolencia y la falta de propuestas.

Si tú me dices ven lo dejo todo, pero dime ven, reza el título de la novela de Albert Espinosa. Y a Rajoy le pasa algo parecido: Él se sabe ganador el 20-N casi sin bajarse del autobús, pero en algún momento tendrá que subirse al autobús y decir ven, sin esperar a que el elector vaya por sí solo. Es tópico reiterado que su estrategia es la de no hacer ruido, no arriesgar, no molestar y no dar miedo, pero está obligado de aquí a las elecciones a hacer algo y tomar decisiones. A decir cómo hará frente a la crisis y a debatir con su oponente.

En agosto ha navegado en busca de fanecas en Galicia y se le ha visto tomando almejas y rape en Villagarcía. También en entrevista enlatada en Europa Press, grabada hace días, que se ha ido conociendo por partes, dando impresión de presencia pública ficticia. Pero para no mancharse ni arriesgar ha dejado en manos de los segundos escalones las dos propuestas del PP ante la crisis de la deuda: anticipar aún más las elecciones previstas para el 20 de noviembre y forzar un debate parlamentario con Zapatero lo antes posible, abriendo la polémica sobre las vacaciones del presidente. Hoy estará en la fiesta del pulpo de O Carballino y el día 19 presidiendo la Junta Directiva Nacional del PP. ¿Qué necesidad tenía de abrir la polémica sobre las vacaciones de Zapatero si el mismo dia que ordenó que se pidiera la comparecencia del presidente él salió a pescar fanecas?

ALFREDO PÉREZ RUBALCABA Teoría del movimiento perpetuo

Uno de los grandes mitos de la ciencia es la máquina del movimiento perpetuo, que sería aquel artefacto imposible que nunca pararía, sin consumir combustible alguno. El candidato socialista, haciendo de la necesidad virtud, se ha instalado en la búsqueda de ese movimiento perpetuo.

Está obligado a pedalear continuamente para intentar remontar la desventaja que, en el mejor de los casos para él, no baja de los siete puntos según las encuestas. Pasea por Soria, responde a preguntas formuladas a través de Twitter, se reúne con su equipo de programa y de campaña... Todo para tener presencia en los medios, abrirse hueco con espacio político propio y superar su principal inconveniente: hacer creíbles sus propuestas tras años en el Gobierno. Su movimiento perpetuo es imperfecto porque necesita combustible: el de nuevas propuestas sucesivas.

Para ello, en las últimas semanas ha asumido un papel nuevo: el de portador y portavoz de las buenas noticias del Gobierno. Es decir, intentar ser la cara amable del PSOE, mientras que Zapatero y su Gobierno ejercen de malos de la película.

Rubalcaba se ha reservado el anuncio de la prolongación del subsidio para parados de larga duración, la iniciativa del pacto de pacto de rentas y hasta la crítica a Alemania por no liderar la Unión Europea en momentos de tormenta. Con él ha estado el equipo que componen Elena Valenciano, Antonio Hernando, Oscar López, Ángeles Álvarez, José Cepeda... y la recuperada Cristina Narbona. Diseña el programa electoral y piensa en las listas para las que no quiere fichajes estrella y para las que tendrá que tirar de altos cargos del Gobierno que, en muchos casos, deben dimitir para poder ir en las candidaturas.

Quiere un grupo parlamentario compacto y aguerrido, que se parezca más al de la legislatura de 2004 que al de la que concluye ahora. Y para su agenda acaba de declinar la invitación para ir a la fiesta minera de la UGT en Rodiezmo a la que Zapatero tampoco va ya.

DOLORES DE COSPEDAL Lamentos tras asumir el poder

La también secretaria general del PP es buen ejemplo de lo que se lleva en política esta temporada: dirigentes regionales populares que han asumido el poder, obligados a adoptar medidas impopulares de las que no hablaron en campaña, que echan la culpa a la herencia recibida y que están condicionados por el calendario de las generales que les aconseja retrasar las decisiones hasta que Rajoy se instale en La Moncloa. Un verano dijo Cospedal desde la playa de Marbella que aportaría pruebas de que el Gobierno espiaba a los dirigentes del PP y seguimos a la espera. Y este año se le ha visto llegar desde la costa para enfrentarse a los farmacéuticos y hacer oposición de su antecesor en pleno agosto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de agosto de 2011