Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una alegría para Rossi

El italiano logra en Brno su mejor clasificación del año, sexto, para un gran premio tras recomponer de nuevo su moto

Valentino Rossi ha dejado sin veraneo a los trabajadores de la fábrica de Ducati Corse, de la que han salido un puñado de piezas que han revolucionado su moto, lo que le permitió ayer conseguir su mejor clasificación para un gran premio en 2011. En el de la República Checa, en Brno, saldrá desde la segunda fila (sexto tiempo, la pole fue para Dani Pedrosa) por vez primera desde que llegó a la marca italiana.

"No ha habido vacaciones en Bolonia. Nuestros ingenieros y diseñadores han trabajado muchísimo durante estas semanas para poder tenerlo todo listo", explica Vittoriano Guareschi, el jefe del equipo. Después de abandonar la GP11, la máquina con la que empezaron el Campeonato del Mundo, y cambiarla por una totalmente nueva a la que llamaron GP11.1 y comprobar que ni siquiera así el que está considerado el mejor motociclista de todos los tiempos era capaz de pilotarla a su gusto ni de hacerla rodar con rapidez, se ha impuesto una segunda revolución en Ducati. Y por fin llegan los resultados.

"Pedrosa, Lorenzo y Stoner son todavía demasiado rápidos", reconoce

"En el primer entrenamiento estábamos a 2,3 segundos de la cabeza, en el segundo a 1,1 y hoy hemos terminado a 0,7. Los cambios que hemos ido introduciendo han mejorado el funcionamiento de la moto. ¡Es la primera vez que pasa!", cuenta un feliz Guareschi. Los mecánicos de Rossi han modificado la posición del manillar, acercándolo al piloto, y además le han imprimido un ángulo diferente. Asimismo, ha cambiado todo el paquete que configura la horquilla frontal y que hace trabajar el tren delantero. El eje del neumático es nuevo. Y también lo son los anclajes y el soporte del guardabarros; antes la horquilla se sujetaba con un solo tornillo y ahora hay cuatro anclajes, dos a cada lado, a imitación de la Ducati de Superbike. Todo ello mejora la torsión de la moto y la hace menos rígida.

"Estos cambios proporcionan más feeling al piloto. Así es más fácil para Vale sentir lo que sucede entre la goma y el asfalto, de modo que tiene más confianza y puede forzar más y buscar los limites de la moto", señala Vitto. El siguiente paso fue modificar la sujeción del neumático trasero. "Ahora pilota más relajado y eso le permite ir más rápido", añade. "Puedo frenar bien y entrar mejor en las curvas", dice Rossi, que antes se quejaba de que debía dibujar una parábola demasiado grande en los giros, lo que hacía que su paso fuera muy lento. Con todo, dice, aún le falta velocidad en los cambios de dirección.

"Queda mucho trabajo", admite Guareschi. De hecho, para el lunes próximo, en un test que Ducati realizará con esa misma moto mientras los otros equipos probarán la de 1.000cc para 2012, llegarán aún más piezas que Rossi tendrá que probar.

En una tarde apacible como la de ayer, Rossi insistió en una idea expresada ya en una entrevista en As: "Esperaba que nos costaría menos ser competitivos. Si hubiera probado la moto antes de firmar el contrato, quizá habría cambiado de opinión. Aun así, el reto de intentar ganar con Ducati es fascinante". El de Tavullia se cree capaz de luchar hoy por el cuarto puesto con Simoncelli, Spies o Dovizioso, pero no por el podio: "Pedrosa, Lorenzo y Stoner son todavía demasiado rápidos". Sin embargo, no pierde la esperanza: "Hemos resuelto algunos de nuestros grandes problemas. Tengo esperanza".

Uno de sus mecánicos, Alex Briggs, comparte el sentimiento: "Hemos encontrado algo que no solo nos servirá para hacer una buena carrera". Los resultados de ayer permiten a Ducati mantener la fe en su proyecto en un momento en el que el debate divide Ducati Corse: ¿deberán dejar de ser genuinos para ganar? "Antes de decidir cambiar nuestro chasis de fibra de carbono por uno de aluminio, como el de las motos japonesas, exprimiremos al 100% nuestra moto. Aunque el objetivo es ganar y haremos lo que sea para vencer", concluye Guareschi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de agosto de 2011