Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | Roy Ofer - Productor teatral | EL VIAJERO HABITUAL

Los fans son los delfines

Roy Ofer se relaja en la península del Sinaí, adonde acude regularmente con sus colegas de Mayumana, que esta semana reestrenan Momentum en Madrid. El director y cofundador israelí de la compañía de danza y percusión desconecta en la región egipcia.

¿Cómo se vive en el desierto?

Es el mejor viaje. A un lado, montañas rojas; al otro, una playa de heladas aguas claras.

¿Tiene un apartamento allí?

Casa no, pero una playa, sí.

¿Qué quiere decir?

La última vez que estuve, los habitantes de la zona nos llevaron a una preciosa playa sin nombre a la que habían bautizado como Mayumana.

Parece que les conocen...

Llevo años yendo al Mar Rojo. Ahora están surgiendo nuevos hoteles, pero prefiero las chozas que alquilamos a los beduinos. Duermes con un colchón en el suelo y la comida consiste en arroz y pan de trigo.

Eso es austeridad...

No hay cobertura, ni aire acondicionado, ni Internet... Solo naturaleza, playas y arroz.

¿No teme desconectar demasiado?

Cuesta un par de días pillarle el punto, luego disfrutas del tiempo. Solemos alquilar un barco para bucear.

¿Y qué ven?

Sobre todo tortugas y delfines... Normalmente no ves a nadie, pero una vez un barco a un kilómetro de nosotros empezo a hacer sonar su sirena y no paraban.

¿Acudieron en su ayuda?

No hacía falta. A los delfines les fascina el ruido, por eso tocaban la bocina; para atraerlos. Pusimos rumbo a la embarcación, sacamos algunos instrumentos que llevábamos y nos pusimos a tocar.

¿Y los instrumentos?

Teníamos una guitarra y unos cubos que usamos para hacer percusión.

¿Sedujeron a su público marino?

La manada de delfines nos rodeó y comenzó a nadar junto al bote. Había más de un centenar de todos los tamaños: saltaban a nuestro lado y se dejaban tocar.

¡Qué sensación!

Te das cuenta de que no necesitamos tantas cosas materiales. Al volver eres más consciente de la alocada vida que llevamos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de agosto de 2011