Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bildu tiende la mano a las víctimas tras recibir a familiares de presos de ETA

Covite acusa al alcalde de San Sebastián de invitarla "a la casa del verdugo"

Bildu dio ayer una de cal y otra de arena, en lo que ya se ha convertido en la polémica política de este mes en Euskadi: la actitud de la coalición abertzale con respecto a las víctimas de ETA y las diferencias que muestra en su trato con ellas y con los familiares de presos de la banda.

Al día siguiente de que colectivos de víctimas plantasen al alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre, de Bildu, en la recepción oficial a que las había invitado el Consistorio, la coalición les tendió formalmente la mano "para colaborar en un futuro", pese a la sucesión de gestos de cercanía con los reclusos etarras y sus familiares que dirigentes y representantes institucionales de Bildu han prodigado en las últimas fechas. Poco antes de que ese ofrecimiento se plantease en San Sebastián, ediles de la coalición en Vitoria -los que invitaron a familiares de presos etarras al chupinazo de las fiestas de la ciudad- se quejaban de que la prohibición por el Gobierno de diversas movilizaciones de la izquierda abertzale, entre ellas alguna en favor de los reclusos, "no ayudan al proceso de normalización" de Euskadi.

La coalición critica al Gobierno vasco por prohibir actos a favor de los reclusos

Izagirre dice que su deseo es "no entrar en polémicas" con las víctimas

Izagirre delegó en el concejal Axier Jaka, responsable de Información, Participación y Medio Ambiente, para que hiciese oficial su ofrecimiento a colaborar en un futuro con las víctimas. Su comparecencia ante los medios se desarrolló minutos después de que el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) difundiera una carta pública muy dura dirigida al regidor donostiarra, a quien le expresan su extrañeza por invitarles a una recepción a la que también estaban citadas otras asociaciones, como la que agrupa a los familiares de presos etarras Etxerat. Covite rechazó la invitación porque, según recoge en su misiva, no entiende "qué pueden hacer las víctimas en casa del verdugo".

Para este grupo de víctimas, la reunión convocada por Izagirre, dirigida entre otros a organizaciones vinculadas a los derechos humanos, se trataba de una "mascarada" con la que Bildu perseguía "lavar su imagen" para "aparentar una realidad democrática y social que dista mucho de sus orígenes".

Covite se dirige en términos muy contundentes a Izagirre al decirle que "estará con nosotros en que una parte importante de su electorado apoya los métodos y objetivos de la banda asesina. Por si no lo sabe, entre las personas que le votaron están todos aquellos que gritaban ETA mátalos o Queremos más ataúdes blancos contra nosotros".

Después de confirmar que tenía constancia de haber recibido esta carta y que será respondida, el edil donostiarra Jaka aseguró que Bildu "respeta" la decisión de las víctimas de no acudir a la reunión con el alcalde. Zanjó el asunto aclarando que su deseo era "no entrar en polémicas" con los colectivos de víctimas.

Pero, al mismo tiempo, dos representantes de la coalición abertzale de Vitoria, Itziar Amestoy y David Pina, convocaron a los medios para censurar las decisiones del Departamento vasco de Interior durante las recientes fiestas de la capital alavesa, al prohibir algunas movilizaciones alentadas por la izquierda radical a favor de los derechos de los presos de ETA y su excarcelación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de agosto de 2011