Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Xabier Lete vuelve a Aranzazu

La Quincena rinde homenaje al poeta y cantante en el santuario - Representantes de la cultura vasca interpetarán sus obras

"Xabier Lete tenía algunos lugares de la cordillera vasca metidos en el corazón" y uno de ellos, como explicó ayer el director adjunto de la Quincena Musical, José Antonio Echenique, "era Aranzazu". El poeta, fallecido el pasado mes de diciembre y considerado uno de los grandes de la canción vasca junto a Mikel Laboa y Benito Lertxundi, recibirá el jueves un homenaje en el santuario de Oñati, dentro de la 72ª edición de la cita de música clásica. El mismo escenario y festival en el que el propio Lete participó en el verano de 2002. Un hombre, como le definió Echenique, que sentía "gran curiosidad musical y literaria y al que la literatura le entusiasmaba pero la música le llegaba al corazón".

La Coral de Cámara de Pamplona abordará tres piezas clásicas

Las obras elegidas fueron tocadas en el funeral de Lourdes Iriondo

El homenaje que recibirá el poeta, Xabier Leteren Oroimenez (En memoria de Xabier Lete), combinará la interpretación de tres piezas clásicas a cargo de la Coral de Cámara de Pamplona y la representación de composiciones y versos del cantante en la voz de Antton Valverde, Amaia Zubiria, Pier Paul Berzaitz, Erramun Martikorena, Petti y Joxan Artze.

El acto fue presentado ayer por Echenique, el director de la Coral de Cámara de Pamplona, Jospe Cabré; el representante de la Fundación Arantzazu Gaur, Iñaki Beristain; el propio Petti y José Ángel Arbelaitz, el encargado de coordinar la parte popular del homenaje.

Las composiciones elegidas guardaban un significado espeical para el propio Lete. El cantautor quiso que en el funeral de su compañera Lourdes Iriondo, fallecida en 2005, se interpretara el Officium defunctorum a seis voces de Tomás Luis de Vitoria, y Ave verum y Vísperas de confesore de Mozart. "En otra ocasión", señaló Echenique, que recordó varios de los momentos vividos y compartidos junto a Lete, "Lourdes estaba enferma y en una de las excursiones programadas en un Aralar nevado, precioso, íbamos escuchando el final de las Vísperas de confesore", continuó.

El grupo de excursionistas se paró para disfrutar de la música, apuntó el director adjunto de la Quincena, y "después [Lete] llamó a Lourdes para contarle que habíamos escuchado una música maravillosa y que le llevaría el CD para que ella también puediera escucharla. A los ocho días falleció Lourdes", la persona con la que el poeta se animó a subirse a los escenarios y con la que formó parte, entre otros, de Ez Dok Amairu, el grupo que regeneró la canción vasca a finales del franquismo.

Xabier Leteren Oroimenez forma parte de los actos programados dentro de la Quincena Andante, los conciertos que se interpretarán en diversos puntos de Gipuzkoa. La sección arrancó ayer con el Concerto Donostiarra en Pasajes de San Juan y continuará con diversas actuaciones en Beasain, Irún, Zumaia, Azkoitia y Hondarribia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de agosto de 2011