Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Jesús Farga, empresario y culé

Fundó la cadena heladera Farggi y fue vicepresidente del Barcelona

Cercano y siempre al pie del cañón. Así definían ayer a Jesús Farga (Sanahuja, Barcelona, 1940), empresario catalán y exvicepresidente del Fútbol Club Barcelona, diferentes personas que colaboraron con él. El jueves falleció a los 71 años. Con 17 se lanzó a abrir una tienda de alimentación, convertida hoy en la cadena de heladerías Farggi, en la que se integran un centenar de locales, además de pastelerías y servicios de catering. Solo hay algo, dicen los que le conocían, que le apasionaba tanto o más que su empresa: el Fútbol Club Barcelona, donde ocupó diversos cargos directivos.

Jesús Farga abrió su primera tienda de alimentación en Barcelona en 1957, después de hacer un curso de pastelería en Lleida, que le llevaría a dedicarse a la repostería selecta. Diez años más tarde abrió un segundo comercio. Durante los setenta, Farga amplió su negocio hacia la restauración y los helados. Para atender la demanda de producto, instaló una factoría en Badalona que a principios de los ochenta ya se había quedado pequeña, y que tuvo que trasladar a Montgat (Barcelona). En 2008, tras haber sumado también a su grupo una cadena de heladerías con su marca, Jesús Farga decidió asumir la fábrica de Frigo en la capital catalana, que la multinacional Unilever quería cerrar.

Sus cuatro hijos forman parte hoy de la dirección del negocio, que ahora quedará en manos del mayor, Eduard, consejero delegado del grupo. "Todos sus hijos tienen una formación excelente, mucho mejor que la de su padre. Pero Jesús era el músculo", recuerda uno de sus empleados cercanos. Era habitual verle visitar locales para buscar nuevas ubicaciones a sus comercios. Acudía a presentaciones e inauguraciones de tiendas selectas de la ciudad, atento a los nuevos gustos de la clientela. "Incluso en sus últimos años, en los que lo podía haber dado todo por hecho, seguía buscando cómo mejorar, y les recordaba a sus hijos que tenían que aspirar siempre a hacerlo", dice un conocido.

El fútbol, muy especialmente el Barcelona, fue otra de sus grandes pasiones. Siempre le interesó el deporte formativo, así que durante los últimos 30 años acudía de forma habitual al Mini-Estadi. Aunque colaboró de cerca con la directiva azulgrana durante el mandato de Núñez, no entró en la junta hasta que Joan Gaspart alcanzó la presidencia en el año 2001 y le eligió vicepresidente tercero, cargo que mantuvo durante los meses de mandato de Enric Reyna. Actualmente era vicepresidente del área institucional de la Federación Catalana de Fútbol. Una de sus últimas apariciones públicas fue en el estadio de Wembley en mayo, donde, con una salud ya delicada, vio al Barça convertirse en campeón de Europa. Para el entrenador del equipo, Josep Guardiola, Farga fue "un gran empresario" que "trabajó para el país y para todo el mundo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de agosto de 2011