Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis financiera | La respuesta de las autoridades

Bruselas exige a España más velocidad al aplicar las reformas

La comisión europea y el BCE piden "contundencia" para controlar el gasto autonómico

España ya ha hecho la mayor parte de reformas que exigían la Unión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y los mercados. Pero, de momento, no les basta. Quieren ver cómo evolucionan. Y, sobre todo, exigen que se acelere su aplicación y se puedan palpar ya sus efectos. "España se ha comprometido con medidas amplias. Ha avanzado de manera importante en la consolidación fiscal, la reestructuración del sector bancario, la reforma de las pensiones y las reformas laborales pero, aunque muchas de las reformas ya están en curso, su implementación contundente es primordial", reclamó el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn.

A esta exigencia se sumó horas más tarde, José Manuel González-Páramo, miembro de Consejo de Gobierno del BCE. "No es tiempo de vacaciones. Es urgentísimo actuar de una manera muy decidida, manifestando un compromiso inflexible [...] con la necesidad de reformar las economías", declaró en la Cadena Ser. Para el caso español, González-Páramo se refería especialmente al control del gasto público: "Es tradicional que el Estado haga un hueco para las desviaciones [de gasto] regionales. Pero habrá un momento en que esto no pueda ser así".

También Rehn tenía en el punto de mira de sus palabras al gasto autonómico al hablar de España: "Hace falta que los planes se pongan en marcha de manera muy rigurosa, especialmente a nivel regional".

Con estas declaraciones, Bruselas y Fráncfort meten presión para que España no baje la guardia con el gasto y las reformas. Más allá de las desavenencias internas que impidieron al BCE comprar deuda de forma significativa para contener la crisis de deuda, la autoridad monetaria europea también reclama a los países afectados que cumplan con sus exigencias para dar ese paso. "El BCE está listo para hacer los esfuerzos necesarios para ayudar en esta situación, pero es necesario que los países adopten medidas, si no sería como echar agua en un cubo con agujeros", aclaró Luc Coene, gobernador del Banco Nacional de Bélgica.

Este escenario lo que hace es presionar al Gobierno español ante el Consejo de Ministros del próximo 19 de agosto, para el que Zapatero ha anunciado nuevas medidas de ajuste.

De cumplirse las condiciones exigidas a España e Italia, es probable que si se llega a una situación extrema, el BCE intervenga de forma abierta en los mercados de deuda. Esto sería, a priori, un calmante pasajero de la crisis hasta que entre en vigor el fondo de estabilización. Para tranquilizar a los mercados, Rehn afirmó que esto "es cuestión de semanas, no de meses". Con el mismo objetivo, descartó que España o Italia vayan a necesitar el rescate financiero de la UE y del FMI. "No, no creo que España e Italia vayan a necesitar un programa especial porque las bases de sus economías no lo justifican", sentenció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de agosto de 2011