Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La Cebada será un centro comercial

El Ayuntamiento modifica el plan urbanístico de la zona del mercado - La concesionaria del centro comercial construirá también el polideportivo

Con un trámite administrativo que ilustra a las claras sus penurias económicas, el Ayuntamiento de Madrid encendió ayer una bombilla más al final del túnel de desaciertos y contratiempos en que se ha convertido el proyecto del mercado de la Cebada. Supeditado siempre a que no se produzcan nuevos traspiés, en aproximadamente tres años la confluencia de la calle de Toledo y la plaza de la Cebada contará con un enorme centro comercial donde ahora se extiende una explanada -que un colectivo emplea para actividades vecinales los domingos con el plácet municipal-, y hasta 2009 había un polideportivo con la única piscina cubierta del centro. A su lado, donde ahora se levanta el mercado municipal, se construirán esas mismas dotaciones deportivas que, con imprudente entusiasmo, el Ayuntamiento ordenó derribar hace dos años.

El proyecto estará concluido previsiblemente dentro de tres años

La historia no por sabida es menos triste: el Gobierno local convocó un concurso de ideas en junio de 2006 para rehabilitar el mercado. El proyecto ganador se conoció en 2007, pero meses después el Ayuntamiento ya sabía que no podría llevarlo a cabo por falta de dinero. Pese a ello, en 2009 tiró abajo el polideportivo aprovechando los fondos estatales del Plan E. En 2010 admitió su incapacidad para encontrar a un inversor interesado en la operación. Y poco después entendió que solo había una salida: ocupar gran parte del mercado municipal con un centro comercial cuyo dueño aceptara sufragar la construcción de las instalaciones deportivas a cambio de la concesión del complejo (comercio más aparcamiento).

La Junta de Gobierno aprobó ayer una modificación urbanística para destrabar la operación y asegurarse de que tenga un coste cero para las arcas municipales. Entre otras medidas, cambia el uso del suelo de mercado de abastos a comercial.

La futura concesionaria -según fuentes municipales, hay algunas empresas interesadas- se hará cargo de todos los gastos. El centro comercial tendrá cinco plantas y 13.500 metros cuadrados; esa superficie albergará además un espacio reservado para los puestos tradicionales del mercado (una treintena de los menos de 100 que aún perviven). El polideportivo ocupará 8.924 metros cuadrados, y las zonas verdes otros 4.300. El aparcamiento tendrá unas 280 plazas, la mitad destinadas a los vecinos y la otra mitad de uso rotacional.

El trámite administrativo llevará de ocho a 12 meses, y el plazo de ejecución de la obra otros 24. Según un informe municipal de 2010, el coste total ascenderá a 60 millones, aunque el plan ha cambiado tanto y tantas veces que se trata de una cifra como mucho aproximada.

La intención del Ayuntamiento es que los comerciantes que ahora tienen puesto en el mercado se sumen al nuevo proyecto; en caso contrario, y teniendo en cuenta que además explotan la concesión del aparcamiento, habría que indemnizarles; el citado informe de Hacienda calculaba en 17 millones la cifra a abonar por este motivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de julio de 2011