Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat mediará para evitar desahucios

Los desahucios aumentan en Cataluña y son cada vez más conflictivos. Eso ha llevado a los jueces a pedir más antidisturbios para materializar los desalojos y dictar órdenes de abiertas, donde no se especifica día y hora. El consejero de Interior, Felip Puig, confirmó ayer una "cierta tendencia al alza" de la presencia policial en estas acciones. Y anunció que Bienestar Social y Territorio y Sostenibilidad están buscando soluciones.

Fuentes de la Generalitat confirmaron ayer que Bienestar Social y la Secretaría de Vivienda trabajan en un plan para afrontar los desahucios. Se intensificarán las labores de mediación. La idea es evitar en la medida de lo posible los desalojos en los casos más complejos, en los que no haya posibilidades de encontrar alojamiento a los afectados. También se tratará de pactar con las entidades alternativas al embargo. Para los casos en que el desahucio no se pueda evitar, se está trabajando en ampliar la red de pisos sociales para emergencias.

La Generalitat cuenta con vivienda social de alquiler, pero, según explican fuentes de Territorio, los trámites para las asignaciones son muy largos. En cuanto a las viviendas reservadas para emergencias, ya existen y deberían servir precisamente para evitar que las personas más vulnerables, en especial menores y personas en riesgo de exclusión, se vean en la calle. "Pero actualmente las que hay están al completo". La idea es desbloquear más pisos. "No será un plan general de medidas cerradas. Se estudiará caso por caso para evitar situaciones dolorosas", señalaron.

El lunes, un desahucio en el barrio del Clot acabó con 34 denunciados y 10 heridos. Varias asociaciones vecinales pidieron la dimisión de Puig por la brutalidad policial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de julio de 2011