Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Navarro nombra asesor al tránsfuga que le dio la alcaldía de Benidorm

Bañuls gestionará las mismas áreas que cuando era concejal

El PSPV ha terminado haciendo en Benidorm lo mismo que despreció durante años: incluir en la nómina municipal al concejal tránsfuga que le dio la alcaldía firmando una moción de censura contra el Gobierno en el que militaba. El alcalde de la capital turística valenciana, Agustín Navarro, rubricó ayer el decreto de nombramiento de José Bañuls, el exedil del PP al que le debe el cargo, como asesor de su equipo en las áreas de Juventud y Movilidad.

Catorce años se pasó el PSPV de Benidorm criticando que Maruja Sánchez mantuviera su sueldo de asesora tras dejar de ser concejal en 1995. Sánchez le dio la alcaldía a Eduardo Zaplana en 1991 firmando una moción de censura tras ser elegida pocos meses antes en la lista socialista, actuación que se dio en llamar el marujazo. Luego, se vio recompensada con un cargo y su correspondiente salario hasta el 22 de septiembre de 2009, cuando otra moción desalojó del poder benidormense al PP.

El nuevo asesor está imputado por la rescisión del contrato de la grúa

Toni Pérez (PP): "El alcalde ha comprado su silencio"

Navarro ha hecho de la necesidad, virtud, dado que, como antes, el apoyo de Bañuls es clave para mantenerse en el poder. En 2009 decantó la mayoría y aunque luego no consiguió ser incluido en la lista electoral del PSPV, como pretendía, fue su anterior secretaria en el Consistorio, María del Carmen Martínez, la que entró en la candidatura como parte de un trato final que permitió a Navarro mantener la alcaldía hasta las elecciones y aprobar los presupuestos de 2011, no sin antes ceder a sus presiones.

La negativa de los socialistas a incluirlo en su lista abocó al alcalde a negociar una nueva alternativa. Bañuls colocaría como número siete a su secretaria y él debería conformarse con una de las plazas de asesor tras las elecciones. El empate a 11 concejales entre socialistas y populares ha convertido a la pupila de Bañuls en imprescindible para ganar las votaciones, pero ahora quien estaba como personal de confianza es edil y el concejal ha pasado a estar a su servicio. "Vamos a ser el hazmerreír de toda España", comentó ayer el portavoz del Grupo Municipal Popular, Toni Pérez.

La gestión de Bañuls al frente de las concejalías de las que ahora será asesor ha estado plagada de claroscuros. Intentó rescindir dos veces el contrato de la grúa y la zona azul a la empresa ParkControl, asunto por el que está imputado junto a Navarro y citado a declarar acusado de un supuesto delito de prevaricación continuada. El caso está bajo secreto de sumario y la juez de Benidorm que lo lleva solicitó la intervención de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal, que ahora investiga los hechos.

También fue el encargado de gestionar una polémica obra del segundo Plan E, la reconstrucción de un puente en el centro de la ciudad que no ha hecho más que acumular retrasos tras cuatro modificados de la obra, con los consiguientes sobrecostes y sigue sin acabarse.

El PP cree que "Navarro ha comprado el silencio de Bañuls por todo lo que hayan podido sacar del Ayuntamiento desde que se fraguó la moción". Pérez considera "aberrante" que se nombre personal de confianza a un imputado, "porque eso es reírse de los vecinos de Benidorm". "Con todo lo que dijeron de Maruja Sánchez, al menos ella no estaba denunciada ni imputada", dijo para incluso marcar distancia.

Para la portavoz del CDL, Gema Amor, el nombramiento de Bañuls "estaba cantado", aunque apuntó que Navarro había "hecho todo lo posible para dejarlo fuera". "Ha sido el temor a una crisis de gobierno lo que le ha llevado a rematar esta monumental chapuza", remachó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de julio de 2011