Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isla garantiza la producción de los pequeños talleres

Comisiones denuncia el descenso de pedidos a los proveedores gallegos

La inmunidad frente a la crisis de la que parece gozar el líder mundial de la moda textil, Inditex, no se extiende sin embargo a sus pequeños y más cercanos proveedores. Cerraron muchos talleres en Galicia por el descenso de pedidos del imperio que tiene en Arteixo (A Coruña) su centro neurálgico, alertó ayer ante la junta general de accionista la portavoz sindical Mercedes López, de Comisiones Obreras. El nuevo presidente ejecutivo de Inditex, Pablo Isla, replicó a esta crítica asegurando que, no obstante, la multinacional propietaria de Zara, Bershka, Pull&Bear o Massimo Dutti apuesta por "la producción de proximidad". "Sigue siendo esencial y absolutamente estratégico", insistió el directivo al recordar que la clave del éxito de este gigante de la distribución textil y de su expansión internacional es su rapidez, mucho mayor que la de sus competidores, en diseñar, producir y poner en el mercado prendas de ropa. Y recordó que "muchos proveedores de Galicia se han ido internacionalizando de la mano" de Inditex.

El líder mundial del textil cerrará el año con medio millar de tiendas más

El cierre de pequeños talleres no fue la única crítica a la compañía en el día en que se formalizó el relevo de su fundador, Amancio Ortega. El líder mundial del textil, que prevé terminar este año sumando medio millar más a las 5.200 tiendas que tiene repartidas en 78 países de los cinco continentes, es un motor de creación de empleo, reconoció la dirigente sindicalista. Pero peca de "un exceso de contratación eventual", recriminó al reclamar "criterios objetivos y transparencia" en la política de personal y salarial del gigante del textil para que crezcan, además de los beneficios y su presencia planetaria, también los contratos indefinidos en condiciones dignas.

Ante los accionistas, que se repartirán 997 millones de euros en dividendos (un 33% más que en 2009), una representante de la asociación gallega Amarante para el Ecodesarrollo así como una sindicalista marroquí también reclamaron con múltiples ejemplos de explotación laboral en talleres subcontratados por Inditex en el país magrebí más control para garantizar condiciones laborales y salarios dignos. El líder mundial del textil dio, dijo la portavoz de la campaña Ropa Limpia, "pasos importantes pero aún insuficientes". El sustituto de Ortega prometió seguir trabajando para que el grupo sea "motor de cambio" en las relaciones sindicales de los países en vías de desarrollo donde se fabrican prendas de Zara y de las otras siete cadenas. Todas ellas este año empezarán a vender también online.

"En Galicia para siempre"

Hace ya un tiempo que el madrileño Pablo Isla, que ayer relevó al frente de Inditex a su fundador, Amancio Ortega, tiene "suficientemente claro" que su futuro profesional "está ligado" al gigante mundial del textil en el que desembarcó en 2005. "Me veo ciudadano residente en Galicia para siempre", apuntilló el nuevo presidente de la planetaria multinacional afincada en el polígono de Sabón, en Arteixo (A Coruña). Tras tomar formalmente las riendas del imperio de la moda textil, Isla abandonó la sede de la multinacional flanqueado por la esposa de Amancio Ortega, Flora Pérez Marcote. Pero ni ésta ni el fundador de Inditex le comentaron ayer nada especial sobre su nombramiento, aseguró Isla. "Hoy fue solo la constatación formal de un proceso que se venía gestando desde hace 12 meses", comentó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de julio de 2011

Más información