Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una instrucción acosada por defectos de forma

La instrucción del sumario del caso Brugal, cuya investigación comenzó en marzo de 2007, ha estado plagada de errores y sorprendentes resoluciones desde septiembre de 2010. En esa fecha, el instructor general, Carlos San Martín, del Juzgado número 3 de Orihuela, acordó el levantamiento parcial de las diligencias (más de 40.000 folios en total), en concreto de dos de las tres piezas principales: la que investiga un supuesto amaño de la contrata de basura del Ayuntamiento de Orihuela y la que indaga un posible soborno por la contrata de la planta de basura del Plan Zonal de La Vega Baja.

Un mes más tarde, el magistrado remitió a las partes un DVD con esa parte del sumario, donde, por error, se colaron diligencias de la tercera pata de la causa, la que indaga un supuesto trato de favor al promotor Enrique Ortiz en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Alicante.

Tras la entrega de la documentación, el pasado 19 de octubre de 2010, el magistrado abrió el plazo para los recuros de las partes. Y en este punto comenzó otra batalla legal que amenaza con estancar la instrucción durante años.

El magistrado otorgó un plazo de 20 días para que las partes plantearan sus recursos de reforma. Esta resolución del juez fue recurrida en apelación a la Audiencia de Alicante por las defensas de algunos de los imputados, entre ellos, el cabecilla de la trama corrupta, el empresario Ángel Fenoll, hegemónico en el negocio de la basura en La Vega Baja.

El tribunal falló el 28 de junio a favor de los recurrentes. El auto señaló que el plazo para recurrir el auto del magistrado es de 60 días, y no 20. El tribunal basó su resolución en las "circunstancias excepcionales" que concurren en la causa: complejidad, volumen y número de imputados. "No cabe duda de que estos extremos determinan que las partes dispongan de un plazo excepcional, que la sala estima de al menos dos meses", recoge la resolución de la Audiencia.

Fuentes jurídicas del caso Brugal señalan que ese auto de la Audiencia puede invalidar todo lo instruido en la causa desde el 19 de octubre de 2010. Entre esa fecha y el auto de la Audiencia, los puntos álgidos de la instrucción han sido una nueva ronda de interrogatorios a los imputados en el amaño de la basura de Orihuela, y otro auto del instructor, fechado a mediados de junio, en el que anulaba parcialmente algunas de las escuchas telefónicas practicadas a los investigados. Esas fuentes jurídicas aseguran que de hecho el auto de San Martín ya está revocado por el fallo de la Audiencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de julio de 2011