Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho partidos judiciales aglutinarán en Euskadi los tribunales de instancia

Los seis palacios restantes verán reducidas sus funciones jurisdiccionales

La falta de recursos derivada de la crisis dificulta la creación de nuevos juzgados para atender la creciente litigiosidad. Como alternativa, emergen los denominados tribunales de instancia, órganos colegiados de decisión cuya puesta en marcha permitirá dotar a la administración de nuevos magistrados sin los gastos asociados de personal asistente. El Gobierno vasco ha dado ya luz verde a un anteproyecto de ley que espera implantar en el plazo de tres años. En Euskadi, su puesta en marcha redundará en una profunda reestructuración del mapa judicial. Ocho de los 14 partidos actuales asumirán la mayor carga de trabajo.

La pretensión es que los tribunales de instancia, que surgen en el marco de las reformas para modernizar el entramado judicial, agrupen en sus respectivas secciones especializadas a los magistrados de los distintos juzgados existentes en un mismo palacio, para impulsar la decisión colegiada en detrimento de la unipersonal. Una modificación que impulsará la unificación de criterio y aumentará la seguridad jurídica, con el consecuente beneficio económico de evitar el recurso a segunda instancia. Los seis partidos judiciales más pequeños del País Vasco serán los grandes perjudicados, al ver notablemente mermadas sus funciones jurisdiccionales.

Los órganos colegiados aspiran a dar respuesta a la creciente litigiosidad

Según los planes que baraja la cúpula de la judicatura vasca, solo podrán funcionar como órganos colegiados los palacios con un mínimo número de juzgados. Los más importantes. En Bizkaia, los de Bilbao, Barakaldo y Getxo, además de un cuarto al que optan Gernika y Durango. Esta última opción se presenta como la más apropiada para mantener el equilibrio interno del territorio, dada su lejanía de las otras plazas y el servicio que prestaría a la franja oriental de la provincia. En Gipuzkoa serán tres: San Sebastián, Irún y, probablemente, Tolosa. En Álava, únicamente Vitoria.

Los otros seis partidos judiciales (Durango o Gernika, Balmaseda, Eibar, Azpeitia, Bergara y Amurrio) mantendrán su condición y las instalaciones, si bien verán notablemente reducidos sus cometidos. Sus dependencias, según las previsiones del Tribunal Superior, se podrán aprovechar para tomar declaración a los imputados o procesados sin necesidad de realizar desplazamientos. Además, podrían agrupar los juzgados de paz en algunas comarcas, ya que mantener los 170 que en la actualidad se reparten por Euskadi se antoja "insostenible".

Los tribunales de instancia surgen de un replanteamiento de la relación entre juez y juzgado que persigue la especialización de los primeros y desvincula ambos estamentos en lo que a creación de nuevas plazas se refiere. Estarán liderados en cada partido judicial por un presidente, cuya figura se correspondería con la del actual decano. Sus cometidos, no obstante, se limitarán a cuestiones de interés colectivo y temática general; asuntos que requieran un tratamiento homogéneo y cuya resolución colegiada facilite sentencias comunes a litigios que, con idéntico trasfondo, se puedan presentar en más de un juzgado.

Se trata del sistema que impera sin problemas en Francia, si bien el cambio que implica en la judicatura española provoca no pocas reticencias. La mayoría de la carrera judicial coincide en que es el futuro, pero colectivos como la mayoritaria Asociación Profesional de la Magistratura ya han advertido de que perciben cierto riesgo para la independencia de los magistrados y su capacidad de decisión.

Mediación en el ámbito mercantil

A la espera de las grandes reformas que demanda la Justicia, otras soluciones de menor calado comienzan a implantarse para reducir la litigiosidad. Como la mediación intrajudicial, que pretende reducir la carga de trabajo de los tribunales. Implantada ya en jurisdicciones como la penal, la familiar o la social, se pretende poner ahora a prueba en el ámbito mercantil. Por su tradición comercial y pionera en materia de justicia, Bilbao ha sido el escenario elegido para una experiencia piloto que se desarrollará durante los próximos meses, según aprobó en su último pleno el Consejo General del Poder Judicial.

La nueva modalidad de mediación se probará en los dos juzgados de lo mercantil de Bilbao y en el de adscripción territorial. De la interlocución se encargará un equipo de diez mediadores seleccionados y formados al expreso por la Cámara de Comercio de la capital vizcaína, que ejercerá como coordinadora y supervisora de las gestiones. El servicio será gratuito para las partes implicadas en los litigios. Su coste lo asumirá el departamento vasco de Justicia.

Entre los asuntos susceptibles de mediación, acordados por la Cámara de Comercio y los propios juzgados de lo mercantil, figuran las demandas sobre la propiedad industrial o intelectual, las acciones relativas a la publicidad o la competencia desleal, la impugnación de acuerdos sociales o condiciones generales de contratación, así como cuestiones concernientes al transporte y el derecho marítimo, entre otras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de julio de 2011

Más información