El Parlamento griego aprueba la aplicación inmediata de las medidas de austeridad

El Parlamento griego dio luz verde ayer a la ley de implementación del plan de ajuste 2012-2015 aprobado la víspera, lo que supone la entrada en vigor inmediato, a partir de hoy, de las nuevas medidas de austeridad, que prevén ingresos de 78.000 millones de euros en los próximos cinco años. En un debate marcado por los violentos disturbios del miércoles en el centro de Atenas, 155 diputados respaldaron, frente al voto negativo de 136, una ley que contempla la creación de un organismo encargado de las privatizaciones; regulaciones relativas a la liquidación de inmuebles propiedad del Estado, y el calendario de medidas fiscales y recortes en el sector público.

"Estoy muy satisfecho porque ahora puedo ir a la reunión del Eurogrupo reforzado por un voto de confianza [al nuevo Gobierno, el pasado 21 de junio] y dos leyes aprobadas", dijo el ministro de Finanzas, Evánguelos Venizelos. "Ya podemos dar el siguiente paso hacia la búsqueda de una solución viable" a la deuda de 350.000 millones de euros, que representa el 150% del PIB del país. Tras la aprobación de ambos paquetes, Grecia tiene prácticamente en la mano los 12.000 millones de euros del quinto tramo del rescate acordado en mayo de 2010 por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional; así como la luz verde para una segunda operación de salvamento.

Más información
Europa se aleja, por ahora, del precipicio

En un intrincado procedimiento legislativo, los diputados se pronunciaron nominalmente y en voz alta en una votación a la carta: podían elegir aprobar o rechazar el proyecto de ley en su totalidad o solo artículos individuales. Así, un diputado del gubernamental Movimiento Socialista Panhelénico votó en contra de la disposición relativa a la creación del organismo privatizador, mientras que la conservadora Nueva Democracia, principal partido de la oposición, que el miércoles se había opuesto en bloque al plan de ajuste, respaldó 21 de los 49 artículos de la ley de aplicación.

Cientos de turistas seguían atrapados ayer por tercer día consecutivo en los puertos griegos, tras una nueva jornada de paros declarada por el sindicato de marinos mercantes, que se sumó a la huelga general de 48 horas del martes y el miércoles. El bloqueo de los principales puertos del país, la sucesión de huelgas y los episodios de violencia registrados en el centro de Atenas han generado inquietud en el sector turístico. La Asociación de Hoteleros de Grecia refirió ayer la cancelación en los últimos días de numerosas reservas individuales y de paquetes de touroperadores, y se quejó de que los disturbios hayan dejado "un paisaje de guerra" en la capital griega. El Ministerio de Turismo convocará la próxima semana una reunión con representantes del sector para analizar la situación. Las entradas turísticas habían aumentado un 10% con respecto a 2010 en el inicio de la temporada alta.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS