Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

No nos representan

Sin duda, es uno de los eslóganes del 15-M más repetidos, y quizás también de los más cuestionados al no existir, se dice, alternativa real al sistema de partidos representativos. Pero habría que preguntarse si con este "no nos representan" no se pone verdaderamente el dedo en la llaga. Al menos, creo que pueden afirmarlo sin riesgo a equivocarse los integrantes y simpatizantes del 15-M que hayan votado a Izquierda Unida en las pasadas elecciones, tras conocerse la decisión adoptada este fin de semana por su federación extremeña a toro pasado.

Hubiera sido un ejercicio de verdadera democracia real si se hubiera llegado a ese acuerdo tras consultar al electorado y no únicamente por las bases del partido. Porque ¿cuántos votos hubiera obtenido IU en Extremadura si se hubiera advertido en la campaña electoral que, en caso de que sus diputados autonómicos fuesen decisivos, se opondrían al PSOE y darían la presidencia al PP? Una decisión tan relevante, ¿no debería haber sido parte fundamental y explícita del programa electoral, sin ocultar así al ciudadano la estrategia política de partido? Aunque no existen datos estadísticos con los que despejar incertidumbres, me cuesta trabajo pensar que la mayoría de votantes de IU respalden la decisión política de ese partido. Entonces, ¿se puede quitar la razón a las voces que en las últimas semanas denuncian sin cansancio que los políticos, incluso si se les elige democráticamente añadiría yo, "no nos representan"?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de junio de 2011