Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

UU AA teme retrasos de tres años en los parques eólicos

El sindicato denuncia un recorte en las ofertas por los terrenos

El sindicato Unións Agrarias (UU AA) teme que la puesta en marcha de los parques eólicos adjudicados en el último concurso de la Xunta se retrasen tres años más. El secretario de Desenvolvemento Rural de UU AA, Jacobo Feijóo, se mostró ayer preocupado por que los proyectos no salgan adelante. "De las 91 empresas que se presentaron, 31 han recurrido por vía administrativa y se la han denegado. Ahora les queda la vía judicial, lo que nos lleva a un horizonte de tres años en el que va a ser muy difícil que alguien haga proyectos", explicó. El sindicato reclamó también una defensa de la Xunta a los propietarios de los terrenos donde se instalarán los parques ante "el recorte en las ofertas" por el monte que están presentando los promotores.

El responsable de Ventonoso (una asociación de propietarios ligada a UU AA), José Antonio Diéguez, mostró un contrato en el que el precio mínimo por megavatio instalado es de 2.750 euros, frente a los 3.000 que ofrecía "la misma empresa" hace unos años. Diéguez criticó también que las empresas se reserven con estos contratos tipo el derecho de superficie de todo el terreno, a pesar de que solo paguen por la parte que utilizan. Desde la Asociación Eólica de Galicia niegan que se continúe pidiendo este derecho sobre toda la propiedad, una práctica, aseguran, que dejó de hacerse a finales de los años noventa. Además, afirman que no les consta que se produjera una bajada en los precios de alquiler. UU AA recomienda a los dueños del monte que opten por un proceso de expropiación, ante el precio que ofertan los promotores y esta cuestión del terreno.

Diéguez acusó también a las empresas de utilizar el alquiler del terreno como garantía hipotecaria en el banco para pedir el crédito de la construcción del parque. Los empresarios, sin embargo, sostienen que todo el proyecto eólico se usa como garantía para la financiación del parque, pero sin que suponga una pérdida de propiedad para los dueños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de junio de 2011