Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paralizados los desalojos de una familia en Gràcia y otra en Montcada

La presión ciudadana evitó ayer el desahucio de una familia que vive de alquiler en un edificio del barrio barcelonés de Gràcia. Los inquilinos llevan una veintena de años envueltos en una ardua batalla judicial con grandes inmobiliarias para evitar que les echen. En el inmueble está previsto que se construyan 28 pisos, según Europa Press.

Unas 70 personas se concentraron a primera hora de la mañana en la puerta del edificio e impidieron la actuación del secretario judicial, que acudió sin la presencia de la policía por decisión del juez encargado del desalojo del número 56 de la calle de Alegre de Dalt. Según el inquilino del piso, Ignasi Cisteró, el juez no envió a la policía, contrariamente a lo que había pedido la inmobiliaria, porque considera una "injusticia" que le echen. Cisteró vive con su esposa y su hija en el inmueble.

El hombre explicó que la casa perteneció a la familia, pero posteriormente la vendieron. Hace 10 años una inmobiliaria se hizo con la propiedad.

Además, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) ha logrado también evitar que echasen a dos personas de una vivienda en Montcada i Reixac. Estaba previsto que hoy a las 8.30 se produjese el desahucio. La plataforma ha conseguido retrasarlo hasta septiembre, a la espera de que se pueda realojar a los afectados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de junio de 2011