Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP intenta forzar el adelanto de la constitución de la nueva FAMP

Los socialistas se oponen al anticipo y apoyan que la asamblea sea en noviembre

El PP andaluz tiene prisa por tener cuanto antes el control de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), que por primera vez en la historia estará en sus manos, tras la holgada victoria de las elecciones del 22 de mayo. Aunque está previsto que la constitución de la asamblea del organismo se produzca en el mes de noviembre, los populares están tanteando cómo forzar un adelanto a septiembre u octubre. Según fuentes de este partido, ya ha habido conversaciones con los socialistas en el ámbito nacional respecto a la FEMP, y el secretario general del PP andaluz, Antonio Sanz, ha iniciado contactos con la secretaria de Organización del PSOE andaluz, Susana Díaz.

No obstante, un portavoz socialista precisó ayer que, por el momento, no barajan acortar las fechas, si bien confirmó que se han recibido llamadas del PP de Andalucía en este sentido.

El grado de mayoría del PP no se sabrá hasta que estén todas las corporaciones

Con los resultados del 22-M, los populares han alcanzado la mayoría simple y, sostienen, que una vez cerrados los pactos de gobierno en los municipios podrían llegar a la mayoría absoluta. Para tener la foto final de la composición de la nueva asamblea de la FAMP hay que esperar a la constitución de las diputaciones provinciales, aunque ya se sabe que el PP gobernará cinco, y también de la treintena de mancomunidades.

El actual presidente, el alcalde de Dos Hermanas (Sevilla), Francisco Toscano, aseguró ayer que sus datos indican que el PP cuenta únicamente con mayoría simple, aunque, agregó: "No lo sabremos con certeza hasta que se conformen todas las corporaciones". La FAMP es una organización de adhesión voluntaria, a la que pertenecen 756 de los 771 municipios andaluces que están representados en la asamblea general por sus alcaldes. El sistema de voto es algo complejo porque está ponderado en función del tamaño de los municipios. Los estatutos contemplan una escala con ocho peldaños en total que oscila desde los 75 votos de las ciudades mayores de 500.000 habitantes (Sevilla y Málaga), hasta dos votos de los pueblos menores de 2.500 habitan (362 en total). Hay, por tanto, un peso muy importante de los municipios pequeños que ha sido determinante hasta ahora en las arrolladoras mayorías del PSOE.

Con la actual conformación de las corporaciones, solo de las 29 ciudades de más de 50.000 habitantes, al PP le corresponden 930 votos, por 200 al PSOE y 30 al PA. En la anterior asamblea, los dos principales partidos casi estaban empatados a votos en estas ciudades principales (555 el PP por 515 el PSOE).

La FAMP es un poderoso instrumento político, especialmente para el PP, inmerso en la recta final de su estrategia de asalto al Gobierno de José Antonio Griñán. Aún con presidencia del PSOE, este organismo ha funcionado en muchas ocasiones como contrapoder de la Junta, y se han registrado sonoros choques.

Ante el ofrecimiento de Arenas de dejar a la oposición las vicepresidencias del organismo, Toscano dijo que no se trata de una muestra de generosidad ni diálogo: "Es que eso viene en los estatutos". El presidente en funciones recordó que el 99% de las decisiones se han tomado siempre por unanimidad. "Y si no ha sido posible, al menos por el consenso de PSOE, IU y PA", agregó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de junio de 2011