Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:FLAMENCO

Arcángel, un Joven maestro

El joven maestro a quien me refiero se llama Arcángel, y camina hacia una plenitud artística importante. El recital de anoche fue, por muchos conceptos, ejemplar. Cantó, entre otras cosas, fandangos abandolaos, cantes de Levante, siguiriyas extraordinarias, soleares... Hacia el final hizo unas alegrías magistrales, quizá su mejor cante de la noche, con inventiva, con originalidad, con unos tonos novedosos que hicieron de ellas un cante distinto. Terminó con fandangos de Huelva, en los que pone siempre un nervio y una garra muy especiales. Bien Arcángel, muy bien su cante, en el que estuvo acompañado a la guitarra de Miguel Ángel Cortés, igualmente perfecta. Tengo que decir de Arcángel, que cantó mejor que nunca, quizá por una serie de circunstancias que explicó en un momento de su intervención.

JÓVENES MAESTROS

Cantaores: Juan Valderrama y Arcángel. Guitarristas: Daniel Casares, Rubén Levaniegos y Miguel Ángel Cortés.

Teatros del Canal. Madrid, 15 de junio.

El cantaor onubense camina hacia una plenitud artística importante

En la primera parte actuó Juan Valderrama hijo, voz blanca se califica él mismo, y su cante se atiene al pie de la letra a esa distinción. Claro que hay voces blancas y voces blancas. También la de Arcángel puede ser considerada así, pero su cante es mucho más profundo que el de Valderrama, que por lo general se queda en la superficie. Que no los hace mal, entendámonos, pero es una forma de cantar distinta. En esta noche que comentamos comenzó con dos o tres temas modernos, más bien canciones aflamencadas. Hizo después unos tangos dedicados a Morente, cantes de Levante, las siguiriyas de Tomás Pavón -a mi juicio su mejor interpretación- para terminar con una serie de fandanguillos. Sigue siendo, Valderrama, una voz de caramelo, como dije en alguna ocasión anterior, grata de oír pero no demasiado jonda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de junio de 2011