Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL

El 'lastre' de las secciones

La directiva del Barcelona defiende su plan de ajuste económico porque considera que la actual contribución es insostenible para seguir siendo competitivos en el fútbol

La cantidad que el club destina a las secciones es insostenible. Xavier Faus, vicepresidente económico del Barcelona, fue especialmente pedagógico cuando ayer defendió la política de recortes emprendida por el consejo directivo presidido por Sandro Rosell. Hay que repartir los costes y, por otra parte, tomar decisiones estratégicas: si se ha decidido limitar a Cataluña el ámbito de competición de las secciones no profesionales es porque se daban casos de semiprofesionalismo cuando la entidad solo las contempla desde un punto de vista amateur. Un mensaje disuasorio para el béisbol, un deporte que no ha lugar en una institución como la azulgrana. No habrá marcha atrás por más manifestaciones que se organicen como la prevista para hoy en el estadio.

La deuda bruta del club es de 483 millones de euros, por 364 la neta

"Nos quedan dos años para pagar las deudas por los fichajes que no han salido bien"

Faus empezó por contextualizar gráficamente la delicada situación económica del Barça para después justificar la política de ajustes que supondrá "un alto coste social". "El Barça no se puede permitir continuar perdiendo dinero", avanzó. "El ejercicio de la pasada temporada se cerró con -83 millones y el actual se situará en unos -21", añadió. "Afrontamos una deuda bruta de 483 millones y neta de 364, cuando el año pasado era de 532 y 431 respectivamente, y los bancos nos exigen amortizar créditos que cuestan 31 millones al año".

"Nos quedan dos o tres años de travesía del desierto para pagar las deudas heredadas por los fichajes que no han salido bien y la compra de terrenos que tampoco ha funcionado, y después pasaremos a ser el club financieramente más solvente del mundo", resolvió. "Quiero decir que si no se fichara a nadie en los dos próximos años, solucionaríamos nuestro problema de un plumazo. No sería, sin embargo, el mejor servicio para nuestro equipo". Y recordó que "la UEFA exigirá a los clubes que tengan las cuentas equilibradas en tres años".

A efectos contables, el club azulgrana incluso ha perdido dinero con la Liga de Campeones conquistada en Wembley: cuatro millones. El retorno es, en cualquier caso, tan grande y rentable que convierte los números en un "bendito problema", concluyó el vicepresidente azulgrana. Los números facilitados por Faus referentes a las secciones fueron mucho más significativos: el déficit asciende a 43,5 millones, y por tanto, se impone reducir del 10% al 5% -en cinco años- la aportación del presupuesto global. El coste de la plantilla de baloncesto, por ejemplo, asciende a una cifra simbólica de 100 millones (para ponerlo en referencia con otros clubes), el más elevado de la Liga ACB, si se tiene en cuenta que el del Madrid es de 82. La misma situación se repite en el balonmano (100 millones por 98 del Ciudad Real) y el hockey patines (100 por 60 del Liceo) mientras que en el fútbol sala es más igualado (100 por 105 de Interviu). La inversión no se corresponde con la asistencia de público, inferior a las de sus rivales.

La junta, sin embargo, tiene la sensación de ser incomprendida por aplicar unas medidas "que no son drásticas sino graduales y no afectan a la competitividad de los equipos", observó Faus. "No tenemos voluntad de cerrar las secciones porque son un elemento diferenciador y forman parte del ADN y dan sentido al més que un club", prosiguió. "Hay que recordar, sin embargo, que en la historia del club ya han desaparecido disciplinas como el tenis, la gimnasia o la natación. Ningún sector puede quedar al margen de la reducción. No se puede vivir al margen de la realidad. No vale todo".

"Ahorraremos dos millones con las medidas adoptadas, de la misma manera que el cambio de compañía de viajes nos permitió ganar 800.00 euros", especificó. "Y todo cuenta porque estuvimos a punto de perder a Alves por un millón y no hubiéramos tenido a Mascherano si no se hubiera reducido la ficha". Y remachó: "El compromiso es con el primer equipo y con La Masia". El plan estratégico prevé invertir 45 millones en fichajes y si se precisan más incorporaciones habrá traspasos. "Los recursos hay que dedicarlos al primer equipo, y hoy en el banco no hay dinero".

La exposición de Faus funcionó como discurso financiero. A nivel social, en cambio, se discute que el recorte afecte a una parcela especialmente sensible cuando hay sectores más sangrantes económicamente. El programa electoral de Rosell iba precisamente en la dirección contraria a la tomada por la junta. La gestión del éxito está resultando tan compleja como la delimitación de responsabilidades para el actual consejo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de junio de 2011