Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

España busca la paz

La selección se concentra tras los últimos enfrentamientos entre el Barça y el Madrid

La tensión que generaron los cuatro clásicos que enfrentaron al Barcelona y al Real Madrid en tres frentes distintos (Liga, final de Copa y semifinales de la Champions) entre el 16 de abril y el 3 de mayo, en 18 días que llevaron al límite a los dos clubes, es la última amenaza que ha puesto a prueba la solidez de la gestión de Vicente del Bosque al frente de la selección. "Es todo un atracón, espero que no afecte al grupo", repitió entonces el técnico, que reconoció su "tristeza" tras algunos intercambios de declaraciones entre los dos bandos.

Finalizada la temporada, casi un mes después de la serie que terminó con el Barça cantando el alirón en la Liga y en Europa y con el Madrid contentándose con un título que no ganaba desde 1993, La Roja intenta volver a ser un oasis de calma y buen ambiente, una de las claves que convirtieron al plantel en campeón de Europa en 2008 y en campeón del mundo en 2010. "Estoy contento por volver a reunirnos todos con la selección. El reencuentro con los compañeros es muy natural, como siempre, sin ningún tipo de problema. Ya está bastante claro por nuestra parte y la de ellos. Siempre se han quedado las cosas muy claras, solo fueron roces y rivalidad dentro del campo, aquí hay un bien común colectivo a tener en cuenta", zanjó Sergio Ramos a su llegada a la concentración en Las Rozas, donde se alojó el equipo antes de viajar hoy a las 18.00 a Boston, donde se medirá el sábado a Estados Unidos. Tres días después lo hará con Venezuela en Puerto La Cruz. "Hay que olvidar todo por el bien de La Roja. En vez de pensar en las peleas de esos partidos debemos pensar que hemos conseguido una Eurocopa y el Mundial", insistió el defensa.

"El Madrid también hubiera ganado al Manchester", afirma Casillas

El reencuentro de los internacionales del Barcelona (Valdés, Piqué, Busquets, Iniesta, Pedro y Villa) y del Real Madrid (Casillas, Sergio Ramos, Arbeloa, Albiol y Xabi Alonso) se desarrolló en un aparente clima de concordia. "Hemos dado carpetazo al conflicto, cuando nos enfrentábamos en el campo durante los clásicos no éramos jugadores de la selección; nos enfrentábamos jugadores del Madrid y del Barça. Ahora estamos igual de bien que siempre. No ha cambiado nada", afirmó Villa, que restó importancia a los encontronazos con Arbeloa y Casillas: "He tenido muchos piques con Iker cuando jugaba en el Valencia y nunca se hablaba nada. Lo que pasa es que en los Barça-Real Madrid se magnifica todo".

Si acaso, las palabras de Casillas dejaron entrever que la herida no estaba del todo cerrada. "Hay que pasar página. Nos miraremos a la cara, nos acordaremos y ahí quedará todo", expresó el portero, que dijo alegrarse por la victoria de los azulgrana frente al Manchester en la final de la Liga de Campeones. "Quien saliera de la semifinal Madrid-Barça era el que se iba a llevar la Champions. El Madrid también hubiera ganado al Manchester", apostilló.

"No hay nada raro entre los jugadores de Madrid y Barça. Han llegado y se han saludado como siempre, se conocen desde toda su vida futbolística... Vicente y yo hemos decidido no intervenir porque no pasa nada, están como siempre", reiteró Toni Grande, segundo de Del Bosque.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de junio de 2011