Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El disco duro de Sol

Miles de 'gigas' de información generados en las acampadas son el germen de un futuro archivo del Movimiento 15-M

Es el punto desde el que se mima la memoria del Movimiento 15-M. Ocupa unos 16 metros cuadrados de una de las esquinas del campamento de Sol, el mismo desde hace nueve días, cosa rara en un campamento que muta cada jornada. La comisión de Documentación y Archivo linda por el sur con la garita de Comunicación y por el oeste con Participación. Está bien a la vista. Dentro, bajo el toldo, hay cuatro mesas, sillas, una caja con comida, agua, ordenadores portátiles, discos duros, CD, clasificadores convenientemente identificados ("Prensa Internacional", "Nacional"...) y un gran cartel con los turnos de los voluntarios.

Todo empezó el primer día de las protestas. David, un realizador y editor de Jaén, fue el que tuvo el primer impulso: "Vine a Sol con mi cámara para tener un recuerdo y vi que había un montón de gente haciendo lo mismo que yo. Entonces apagué mi cámara y me dije, aquí lo que hay que hacer es recopilar todo esto". A David se le unió Santi y después los documentalistas Antonio Mastre, con cuatro años de experiencia en RTVE, Rosa Pindado, Víctor Amor...

También se guardan postales, folletos y los carteles que van retirando

Buscan un sitio en el que instalar el archivo cuando acabe la acampada

Unas 20 personas se han puesto manos a la obra para organizar desde ya lo que suele tardar años: el registro de un movimiento.De momento guardan toda la información en sus propios ordenadores, en discos duros que les han cedido ("necesitamos más", apuntan), en CD y en lápices de memoria. Tienen ya cuatro terabytes (más de 4.000 gigabytes) de capacidad. En ellos se archivan todas las actas de las asambleas, comunicados, poemas, vídeos, miles de fotos, podcasts y hasta una canción que vinieron a cantarles a la garita misma y que grabaron en el momento.

También tienen un archivo físico en el que almacenan desde postales a folletos o los ingeniosos carteles que han colaborado en promocionar el movimiento y que, por petición de los comerciantes, empiezan a quitar de los pequeños negocios. Todos los días vienen hasta aquí entre 20 y 30 personas (aunque el flujo va descendiendo) a traerles material desinteresadamente, o con el interés de colaborar en la creación de esta memoria colectiva.

Un periodista norteamericano les trajo 150 gigas de vídeo, una periodista de Honduras les ha cedido películas revolucionarias (las conservan, aunque no irán al archivo final, que se ciñe al 15-M) y también les ha llegado un vídeo de manifestantes desde Phnom Penh (Camboya). Invitan a los simpatizantes que quieran compartir material con ellos a enviarlo a la dirección archivoaudiovisualacampadasol@gmail.com

Naranjo, uno de los voluntarios del archivo audiovisual, ha preparado una cortinilla muy vistosa que precederá a todos los vídeos de las manifestaciones cuando finalmente los suban a la Red. Lo tiene prácticamente a punto. En ella se ven las manifestaciones convocadas por Democracia Real Ya, de las que surgen un mapamundi que empieza a llenarse de acampadas.

De momento están en la fase de recopilación, cosa que les llevará tiempo, pues también quieren conservar documentos de las demás acampadas (que pueden hacerles llegar vía correo electrónico). Luego, con la ayuda de otros 20 voluntarios, tocará clasificar todo el material, que más adelanten quieren subir a la web y que se compartirá con licencia Creative Commons (con el autor del material identificado).

Ahora buscan un sitio en el que instalar el archivo cuando las acampadas acaben. "Necesitamos un espacio y una organización mínima porque hay que ser muy minuciosos", explica Maestre. Les urge. Temen que un día de estos una tormenta de verano arrase con sus cosas. Por si sucediera algo, ya han hecho dos copias de seguridad. "Mayo del 68 al principio era solo mayo", continúa Maestre. "Ya veremos en qué acaba esto. Pero de momento hay que registrarlo todo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de mayo de 2011