Las consecuencias del 22-M

Alarte convocará un congreso del PSPV-PSOE después de las generales

Volem i Podem y Joan Ignasi Pla piden la dimisión del líder de los socialistas

Entre los socialistas, las consecuencias del desastre electoral del pasado 22 de mayo se están ventilando a escala española, con el debate interno desencadenado en el PSOE sobre la conveniencia de acortar los plazos para las elecciones generales, lo que implica resolver lo más pronto posible la sucesión del presidente José Luis Rodríguez Zapatero. Con ese objetivo, se baraja adelantar el congreso ordinario del PSOE o convocar un congreso extraordinario. El Comité Federal del PSOE que se celebrará el sábado debe resolver el conflicto y decidir si convoca elecciones primarias o va directamente a un congreso. Al día siguiente, el líder de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, ha convocado el Comité Nacional del PSPV-PSOE.

Muchos dirigentes observan con suma preocupación la crisis del PSOE

Más información

Lo anuncie o no en su informe del próximo domingo, la intención de Alarte, que es partidario de una solución federal como la que está reclamando el lehendakari vasco, Patxi López, es convocar también un congreso del PSPV-PSOE -ordinario o extraordinario- tras las elecciones generales para recomponer la estrategia y dar un nuevo impulso al proyecto. Se trata de una decisión que el líder de los socialistas valencianos barajaba incluso antes de constatar el fuerte retroceso en las elecciones autonómicas y municipales. La idea es compartida por la mayoría de los dirigentes del partido, que en términos generales están siendo prudentes en sus críticas y observan con suma preocupación la fuerte crisis que está viviendo el PSOE en su dirección federal.

El alcalde de Morella, Joaquim Puig, en declaraciones a la agencia Efe, se mostró ayer partidario de que el PSOE celebre un congreso para replantear la propuesta política y la relación del partido con la sociedad. Puig hizo un llamamiento a tomar decisiones de manera "mesurada, serena y razonable" y advirtió de la "grave dificultad" en la que está situado el PSOE. Después, vino a decir, ya se evaluarán las responsabilidades, "que también existen", y las "reformas profundas" en el ámbito autonómico y local.

Sin embargo, sectores minoritarios del partido reclamaron la dimisión de Alarte. Fue el caso del colectivo Volem i Podem, que acusó al dirigente de "haber traicionado las expectativas de cambio con que llegó a la secretaría general". En un comunicado, Volem i Podem atribuyó a Alarte un "rosario de renuncias ideológicas" y le acusó de "la grave responsabilidad de reducir la organización, la militancia y la vida política del partido a sus mínimos históricos". Por ello reclamó, además de su dimisión, "un congreso extraordinario donde se pongan las bases de una movilización sin precedentes ante las elecciones generales".

También pidió públicamente la dimisión de Alarte y un congreso extraordinario el ex secretario general del PSPV-PSOE Joan Ignasi Pla, que ya no ha formado parte de las candidaturas estas elecciones y quien consideró que el partido "debe ser dirigido por otras personas y de otra forma". Pla, que fue candidato a la presidencia de la Generalitat y fue derrotado en las elecciones autonómicas de 2003 y de 2007 por Francisco Camps, señaló que el PSPV perdió el pasado domingo más del doble de votos que el PP pese a que este último "estaba sufriendo un fuerte desgaste". Según Pla, el actual secretario general "ha sido incapaz de generar una mínima alternativa ni confianza".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de mayo de 2011.

Lo más visto en...

Top 50