Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oliart: "Me pareció bien lo del pulpo"

El presidente de RTVE defiende la cobertura electoral de la cadena estatal

La tensión entre el presidente de RTVE, Alberto Oliart, y el PP es cada vez más intensa. La cobertura de la campaña electoral ha agitado los ánimos de nuevo. Durante la comisión de control parlamentario, los populares acusaron ayer a la televisión pública de actuar en beneficio del PSOE y del Gobierno y repitieron la misma salmodia: manipulación, falta de independencia, sectarismo. "Ustedes obedecen a una disciplina de partido, por eso dicen lo que dicen", respondió Oliart a los parlamentarios del PP mientras añadía con sorna: "Ya quisiera la izquierda tener esa disciplina para los días de fiesta".

El PP azuzó después con la cobertura de la noche electoral. TVE-1 dio un avance entre las 19.50 y las 20.10 y no regresó a los comicios hasta las 20.45. Los populares lamentaron que en esa media hora no se ofreciera información electoral sino reportajes (dentro del espacio España directo) sobre cómo cocinar el pulpo a la gallega o guisar el rodaballo. "No menosprecie el pulpo a feira", le replicó Oliart al senador Pedro Agramunt, a quien recomendó probar el pulpo a la brasa. "Es magnífico. A mí me pareció muy bien lo del pulpo", dijo el presidente de RTVE. Más en serio, y ante las andanadas del PP, remarcó que la cadena estatal no veta, ni oculta ni manipula.

En su infatigable ataque, el PP dijo sentirse "estafado y engañado" por Oliart, a quien reprocharon haber sido designado a dedo. El presidente de RTVE tuvo que recordar que su nombramiento fue respaldado por el Congreso de los Diputados.

La de ayer fue la última comisión de RTVE presidida por Luisa Fernanda Rudi, candidata a la presidencia de las Cortes de Aragón. También se despidió el portavoz de los socialistas, Óscar López, parlamentario autonómico de Castilla y León. López ha defendido en el Congreso la ambiciosa reforma audiovisual que ha llevado a cabo el Ejecutivo en los últimos siete años, empezando por la desgubernamentalización de la televisión pública.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de mayo de 2011