Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un portero de discoteca mata a un cliente de un puñetazo y va a la cárcel

El juez ha decretado el ingreso en prisión de un portero de una discoteca de Benidorm por supuestamente matar de un puñetazo a un cliente. La víctima es un ciudadano magrebí, que falleció en el hospital General de Alicante 48 horas después de la agresión.

Según fuentes policiales, el agresor, un hombre de nacionalidad rumana, propinó un puñetazo al cliente, que se desplomó y cayó de cabeza al suelo. Los hechos ocurrieron la madrugada del pasado día 18, en una discoteca enclavada en el área de ocio conocida como zona guiri (en alusión a la concentración de locales dirigidos a los turistas británicos), en la playa de Levante.

De acuerdo con las mencionadas fuentes policiales, antes de la mortal agresión, la víctima y un amigo, también de origen magrebí, entablaron una discusión en interior del local de ocio con dos de los camareros. Los empleados acusaron a los magrebíes de aprovechar su entrada en el establecimiento para robar las carteras a los clientes. La discusión con los camareros también terminó a golpes.

Una vez en la puerta de la discoteca, siempre según la versión policial, los dos magrebíes retomaron la discusión con los dos porteros del local. Uno de ellos (contratado eventualmente para esa noche por el local) propinó un fuerte puñetazo en la cara al inmigrante. Este cayó y se golpeó la cabeza contra el suelo.

Inicialmente, la víctima fue trasladada al hospital Comarcal de La Vila Joiosa, aunque dada la gravedad de su estado fue remitido, ya en estado de coma, al hospital General de Alicante, donde falleció a las 48 horas del ingreso.

La policía arrestó a uno de los cameros implicados en la primera pelea. Este empleado quedó luego puesto en libertad con cargos. El pasado fin de semana, los agentes localizaron al portero y lo arrestaron. El titular del Juzgado número 2 de Benidorm, tras interrogarle, acordó su ingreso en prisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de mayo de 2011