Medvédev afirma que coincide con Putin en todo lo esencial

El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, no desveló ayer si será él o el primer ministro, Vladímir Putin, quien compita por la jefatura del Estado en los comicios de marzo de 2012. Sin embargo, Medvédev se jactó de sus propios méritos durante la primera conferencia de prensa que convoca desde que llegó al poder en 2008. El lugar elegido para el evento fue una escuela empresarial, situada a las afueras de Moscú y vecina al solar donde se edificará Skólkovo, el futuro silicon valley de Rusia y el proyecto favorito de Medvédev. Ante centenares de periodistas, que fueron trasladados en autobuses desde el Kremlin, el líder daba la impresión de competir por la candidatura a la presidencia, pero no ante el electorado, sino ante el mismo Putin, su socio en el tándem dirigente.

El presidente ruso no desvela si se presentará a la reelección en 2012

Medvédev manifestó que no ha llegado aún el momento de anunciar quién será el candidato, pero aseguró que "no habrá que esperar mucho". Subrayó también que su relación con Putin, su antecesor entre 2000 y 2008, es sólida y no "un simple tándem". "Nos conocemos bien, nos sentimos, pensamos lo mismo", señaló. "Tenemos enfoques muy cercanos en los temas clave del desarrollo del país, aunque esto no significa que coincidamos en todo. Estamos muy cercanos en la estrategia; si no, no podríamos trabajar juntos y de eso hay que partir al tomar decisiones sobre qué hacer en el futuro", explicó tras ser interpelado sobre una posible rivalidad de ambos por la presidencia. "Hay competencia que ayuda y competencia que lleva al callejón sin salida", sentenció. "Cualquier decisión política debe ser calculada, porque esto no son juguetes, no son cromos y en nuestras manos están los destinos de muchos", afirmó.

Medvédev dijo estar unido a Putin por "la educación común como juristas" y por un "conjunto de valores" como el deseo de "modernizar el país", pero admitió que no siempre coinciden en la "táctica" y que "a veces chocan". Instado a expresarse sobre los desacuerdos, mencionó el ritmo de la modernización, que él ve como algo "rápido" y Putin, como algo "más tranquilo y pausado". De competir por la presidencia, Medvédev quisiera apoyarse en un partido y dijo confiar en las fuerzas que le prestaron apoyo en 2008 (Rusia Unida, mayoritario en la Duma, y Rusia Justa).

El presidente dijo que no renuncia a su prerrogativa de destituir el Gobierno y afirmó que "tarde o temprano será necesario hacer una rotación en todos los ministerios gubernamentales". El nuevo Gobierno debe cambiar sustancialmente con independencia de quien lo dirija, dijo remitiéndose a los "imperativos de los tiempos".

Como méritos propios, Medvédev subrayó su actividad viajera, por ser el dirigente que más provincias rusas habrá visitado. También dijo ser el que más se ha preocupado por las condiciones sociales de los veteranos de la II Guerra Mundial, a los que están repartiendo viviendas. Alardeó de ser el primero que usa los medios de comunicación electrónicos y las redes sociales y de haber destituido a más altos cargos policiales que sus predecesores. Haciendo balance de tres años de gestión, Medvédev destacó que Rusia ha continuado su desarrollo durante la crisis financiera.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Medvédev responde a las preguntas de los periodistas.
Medvédev responde a las preguntas de los periodistas.S. ILNITSKY (EFE)

Sobre la firma

Pilar Bonet

Es periodista y analista. Durante 34 años fue corresponsal de EL PAÍS en la URSS, Rusia y espacio postsoviético.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS