Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grecia acelera las privatizaciones ante la presión de la UE

Atenas anuncia nuevos recortes de hasta 6.000 millones

Grecia aprieta el paso para evitar el desastre. El Gobierno griego ha respondido con una rapidez desconocida al llamamiento de Bruselas y del Fondo Monetario Internacional (FMI) a acelerar las privatizaciones. Solo un día después de la reunión de ministros comunitarios, el Ejecutivo heleno lanzó ayer una ambiciosa fase del plan de privatizaciones que incluye seis empresas públicas (entre ellas la popular quiniela), la venta de activos inmobiliarios y de espectro radioeléctrico. El objetivo es crear "un motor de desarrollo que ayude a la rápida recuperación de Grecia", asegura a EL PAÍS el viceministro del Interior y portavoz del Gobierno, Yorgos Petalotis.

Casi recién llegado de Bruselas, el ministro de Finanzas, Yorgos Papaconstantinu, anunció el programa, que supone privatizar la quiniela -una de las empresas públicas más rentables-, la lotería, las apuestas hípicas, la entidad de vehículos industriales, las autopistas y un almacén de gas. Además, el Estado venderá espacio radioeléctrico y activos inmobiliarios. Para ello creará un registro previo, pues en muchos casos la titularidad no está clara.

La venta de activos públicos busca recaudar unos 50.000 millones

Se trata de "agilizar" las privatizaciones, una de las escasas cartas que le quedan por jugar al Gobierno para aliviar su asfixiante situación financiera. Según el Ejecutivo, ya están en marcha varias privatizaciones o reestructuraciones de empresas públicas clave como la ferroviaria, la gasística o la del aeropuerto de Atenas. Entidades como el Banco de Grecia hasta el Deutsche Bank asesoran el proceso.

Con ese rápido movimiento en la agenda de privatizaciones, el primer ministro, Yorgos Papandreu, intenta vencer las resistencias en su propio Gobierno y en buena parte de la sociedad al adelgazamiento del sector público. "El Ejecutivo afronta la mayor crisis del país tras la restauración de la democracia", argumenta el portavoz. El plan completo de privatizaciones pretende recaudar 50.000 millones hasta 2015 y reducir 20 puntos la deuda (160% del PIB).

Además, el Gobierno griego anunció ayer nuevos recortes de gastos y medidas sobre ingresos por hasta 6.000 millones. El ministro de Finanzas descartó que las medidas afecten a salarios o pensiones, o supongan una subida del IVA. El FMI insistió ayer en que, sin más reformas, Grecia incumpliría su objetivo de déficit.

Pesan los rumores sobre una reestructuración de la deuda griega. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, recalcó ayer que "la reestructuración de la deuda nunca puede ser una alternativa a los ajustes necesarios", mientras que el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Vítor Constancio, insistió sería el "último recurso". Fue un cambio de tono respecto a las palabras del día anterior de Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, quien abrió la puerta a una "suave reestructuración".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 2011