Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:FESTIVAL DE GUITARRA | POPA CHUBBY

Judy Garland en su Harley

Por una vez, y sin que sirva de precedente esta temporada, el festival de guitarra barcelonés se focalizó en un guitarrista. En un gran guitarrista y el resultado fue apabullante. Popa Chubby es una locomotora de vapor desbocada que lo arrasa todo a su paso, siempre con una sonrisa. Irrumpió con una puntualidad casi desconcertante en el escenario de Bikini y durante unos 90 minutos el ambiente alcanzó tal densidad que hasta costaba respirar con una cierta normalidad. Desde el primer riff, Chubby puso patas arriba el local, ahora nuevamente de la Diagonal (tras su intrincado cambio de acceso), e instauró la dictadura tan implacable como reconfortante de la guitarra, de la suya. Imposible salir ileso (ni ganas).

POPA CHUBBY

Bikini, 12 de mayo

Con su pinta de descargador de muelle, sus rollizos bíceps y su machacada Stratocaster (probablemente una de las más descuajeringadas del circuito), Popa Chubby fue encadenando casi sin resuello un abanico de ritmos que iban del blues más clásico al más puro hard rock setentero, y siempre con su guitarra como protagonista absoluta. Acompañado solo por un bajo y un batería potentes y sumisos, y utilizando la voz de forma anecdótica, el neoyorquino hizo gemir su Strat, un quejío casi flamenco, y la embarcó sin solución de continuidad en los más poderosos ritmos, que no desencantarían a ninguno de nuestros heavies más recalcitrantes. Pura maestría que le permitió versionar con descaro a Leonard Cohen y convertir, a imagen de Jeff Beck, la icónica Over the rainbow en un himno motero. Y con Judy Garland cabalgando a lomos de su Harley Davidson, el concierto alcanzó sus cotas más altas antes de entrar en una recta final de puro estremecimiento.

Y al acabar, con talante bonachón, aún le quedaron ganas de firmar discos y departir amigablemente con los colegas en el hall del local. Fue un concierto de esos que reconfortan a cualquiera con la música simple y directa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de mayo de 2011