Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales y autonómicas

Gallardón subirá los parquímetros del centro para vaciarlo de coches

El alcalde centrará gran parte de su tercer mandato en el problema de la calidad del aire y la movilidad

Los periódicos se politizan y los políticos se vuelven periodistas. No hay quien se fíe ya de nadie en este Carnaval. Alberto Ruiz-Gallardón, candidato a la alcaldía de Madrid del PP, presentó ayer su programa electoral en un curioso formato de periódico web (incluso tiene una suerte de entrevista sobre economía y ciudad del alcalde a Rodrigo Rato) El documento, elaborado y casi presupuestado al milímetro durante meses por el equipo del concejal de Hacienda Juan Bravo (ávido lector de prensa y aficionado al formato para presentar sus presupuestos), contiene el espíritu de los planes para los próximos cuatro años. Para captar la atención y no faltar a la tradicional pirotecnia electoral, cada día de campaña se desgranará algún punto a modo de noticia.

Ayer fue el turno del empleo y la promesa de crear 150.000 puestos de trabajo. Pero leyendo atentamente el "periódico electoral", que dibuja entre líneas una amplia remodelación en la manera de gestionar la ciudad (estructuras de gobierno, áreas, distritos...), queda claro que si Gallardón alcanza su tercer mandato al frente del Ayuntamiento lo convertirá en el de la movilidad y la calidad del aire. Por ejemplo, se propone reducir la contaminación con medidas que tiendan a limitar el uso del coche en el centro de Madrid, como es la subida del precio de los parquímetros.

Las propuestas se irán desarrollando a partir del lunes, pero está claro que esta vez no habrá proyectos inasumibles. Las Administraciones, y ese será un elemento que se repetirá durante esta campaña, están bajo cero de dinero y de credibilidad. Así que toca austeridad, ingenio y, sobre todo, realismo.No hay dinero para infraestructuras y sí muchos problemas de contaminación (tanta que la capital ha pedido una prórroga para el cumplimiento de su Estrategia de Calidad del Aire). Y en el cielo de Madrid, señalan los datos, flotan cada vez más partículas de NO

2, un contaminante procedente de los automóviles diésel. Por eso, porque no son problemas independientes, de alguna forma Gallardón pretende vincular la gestión de la calidad del aire y la movilidad en una misma estructura de gobierno liderada, probablemente, por el mismo concejal. Y la noticia es que el coche tiene cada vez más los días contados en el centro de Madrid.

¿Cómo reducir a prácticamente cero la circulación en la almendra central? De muchas maneras. Pero la primera, más novedosa y quizá polémica será aumentar el precio por aparcar en el centro de la ciudad. La candidatura popular quiere vincular la tarifa de la hora de estacionamiento (SER) a las zonas de bajas emisiones (casco histórico, bulevares, Chamberí...). Es decir, en vez de tener peajes para acceder al centro y a las zonas protegidas medioambientalmente, como poseen ciudades como Londres, el pago/penalización se realizará a la hora de aparcar en los parquímetros. Los vehículos eléctricos actualmente ya no pagan ninguna tarifa.

Pero el programa anuncia también la creación de nuevas áreas de prioridad residencial: barrios donde solo pueden circular los vecinos, como ya sucede en Las Letras, Embajadores y Las Cortes. La medida, que arrancó con la inquietud de los comerciantes y de los automovilistas, ha terminado por ser un éxito inapelable. Ahora parece que se extenderá a más barrios.

Habrá también más peatonalizaciones integrales de calles importantes de la ciudad (se anunciarán la semana que viene) y se fomentará el uso del transporte público con medidas como la posibilidad de pagar el billete con el móvil o la implantación wifi en las marquesinas y estaciones. Otra promesa, que también ha hecho el candidato del PSM Jaime Lissavetzky, permitirá a los viajeros de la EMT (autobús) hacer transbordo pagando un solo billete. El límite de tiempo entre cada cancelación sería de unos 90 minutos.

Además de la calidad del aire, Gallardón va a tener que rectificar a marchas forzadas con el asunto de la bicicleta. Errores como olvidar el carril prometido en el nuevo eje Prado-Recoletos o hacer bandera de un anillo ciclista o carriles bici periféricos que no tienen ninguna utilidad como vía de transporte diaria necesitan soluciones de verdad y urgentes. Y parece, leyendo su documento de promesas electorales, que esta vez llegarán. Un capítulo del programa se titula Madrid en bici y anuncia la creación de más carriles y de "ciclocalles" (vías con prioridad para las bicicletas en las que no se podrá circular a más de 30 km/h). Hasta que se presente la próxima semana no sabremos cuántos ni dónde. En cuanto al desarrollo del servicio público de alquiler de bicicletas... no parece que las arcas vayan a permitir a corto plazo el proyecto. Se buscan fórmulas económicas que lo hagan viable.

Tampoco gozan de buena salud los aparcamientos disuasorios prometidos en la anterior legislatura. Los terrenos situados en las entradas a Madrid, donde deberían ubicarse, no son propiedad del Ayuntamiento y para construirlos debería pagar o llegar a un acuerdo con entes como Renfe o Adif para realizar alguna permuta. Lo mismo sucederá si quiere llevar a cabo, como anuncia en su programa, "la T4 ferroviaria" en la zona del Abroñigal. La estación, una de las grandes obsesiones de Gallardón para descongestionar la salida de Atocha, será complicada de conseguir.

¿Grandes proyectos? Ninguno. Terminado Madrid-Río y sin un euro en las arcas, como mucho se rematará el eje Prado-Recoletos, si la Comunidad de Madrid tiene a bien desbloquearlo después de dos años.

El programa

- Parquímetros ecológicos: Aparcar en el centro de Madrid costará más. Es la manera de penalizar el uso del coche en la ciudad.

- Peatonalización y APR: Se peatonalizarán calles importantes y habrá más zonas de circulación solo para residentes.

- Transbordo en EMT: Se permitirá cambiar de autobús con un solo título.

.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de mayo de 2011

Más información