Reportaje:Elecciones municipales y autonómicas

Comienza la batalla por Madrid

Diez claves para comprender la campaña electoral en Madrid

En esta campaña electoral están en juego muchas cosas. Unas más evidentes, otras más ocultas. Lo que sigue son diez claves para comprender una contienda apasionante que arranca hoy y termina el 22 de mayo.

- Las baterías de Aguirre. La presidenta de la Comunidad de Madrid recordó hace una semana que lleva 29 años de carrera política ininterrumpida. Ha sido concejal en Madrid, ministra de Educación, presidenta del Senado y, desde 2003, presidenta de la Comunidad de Madrid. En el verano de 2008 emprendió una batalla de la que salió trasquilada. Amagó con levantarle la silla a Mariano Rajoy como presidente del PP. Los últimos cuatro años han sido los más duros para Aguirre. Su Gobierno regional ha estado salpicado por el caso Gürtel y el de los espías, y una galopante crisis económica ha dejado las arcas regionales bajo mínimos. Además, en las últimas semanas se ha visto obligada a rebajar su frenética actividad diaria tras ser operada de un cáncer de mama. En el PP se especula con que esta sea la última legislatura de Aguirre. Ha dado algunas muestra de cansancio y a menudo admite que sus prioridades personales han cambiado. No obstante, la presidenta regional manifestó en la última sesión de la Asamblea regional que aún le quedan "cosas por hacer". Aguirre ha aplicado a todos los ámbitos de la Comunidad de Madrid su particular forma de entender el liberalismo, que tanto abandera. Ayer avanzó que la educación protagonizará la próxima legislatura, junto con una, segura, decidida política de austeridad. Pero para eso, aún tendrá que ganar las próximas elecciones dentro de 17 días.

Más información

- El desafío de Gómez. Tomás Gómez, candidato socialista a la presidencia de la Comunidad, cogió impulso tras imponerse en las primarias a Trinidad Jiménez. Ganó en popularidad. En índice de conocimiento por la ciudadanía. El desafío al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, le colocó en la primera línea de la política, saliéndose del estrecho círculo local. Pero las encuestas de intención de voto le sitúan por debajo de los resultados de su antecesor, Rafael Simancas. La que ayer hizo pública el CIS otorga a Gómez un 28,4% de los sufragios, mientras que Simancas llegó al 33%. Esa diferencia se aprecia en otras Comunidades autónomas y el equipo de Gómez lo achaca a la penalización que los socialistas sufren por la crisis. Un problema que afecta a la marca, y no al candidato.

Las primarias fueron un trampolín que no parece que se traduzca en una mayor representación parlamentaria, aunque tras esos comicios internos el líder socialista controla el partido regional. El 90% el comité está alineado a él y también todos los secretarios generales. Unas cifras relevantes de cara al proceso de primarias en el PSOE en el que Gómez sostiene que "Madrid tiene mucho que decir".

- La candidata tapada. Nadie representa mejor el reverso de la imagen de moderación, centrismo y capacidad de comunicación cultivada por Alberto Ruiz-Gallardón que Ana Botella. Y se da la circunstancia legal y estratégica de que la concejal de Medioambiente, esposa de José María Aznar y número dos del Ayuntamiento de Madrid, sería automáticamente alcaldesa de la capital si Mariano Rajoy, en caso de salir elegido presidente dentro de un año, se llevara con él al actual regidor. Una variable a tener en cuenta el día de las elecciones. Y aunque esto, como le gusta decir a Gallardón parafraseando una famosa incorrección verbal de Felipe González, sea "hipotizar el futurible", marcará la campaña.

La oposición (PSOE e IU) puede jugar la baza de que cale la idea de que votar a Gallardón es hacerlo por Ana Botella. Algo que puede desencantar al electorado más centrista del alcalde, que asocia a la concejal de Medioambiente con sus permanentes salidas de tono y el ala más escorada a la derecha del PP.

- Debates. Las diferencias sobre los debates televisivos son un ingrediente clásico de la época electoral. Un asunto recurrente en el que todos se acusan de no querer confrontar sus ideas ante los ciudadanos. Pero, al menos, ya hay fecha para dos debates televisivos. Autonómico -este domingo- y municipal, un día más tarde. Los participantes serán los tres candidatos tanto a la presidencia regional como a la alcaldía de la capital de PP, PSOE e IU. O sea, Esperanza Aguirre, Tomás Gómez y Gregorio Gordo por un lado y Alberto Ruiz-Gallardón, Jaime Lissavetzky y Ángel Pérez por el otro. Ambos debates serán en Telemadrid, cosa que los socialistas lamentan, pues preferían Televisión Española. Otro debate acorde con los tiempos, una confrontación en el ciberespacio de las redes sociales, está en el aire. Y allí es posible que se quede.

Todo hacía presagiar un arduo conflicto para consensuar el debate entre los aspirantes a la presidencia de la Comunidad, después de que Esperanza Aguirre pusiera sobre la mesa sus condiciones innegociables: un único encuentro, en el canal público autonómico y antes del municipal (lo que limitaba las fechas al seis, siete u ocho de mayo). Gómez aceptó ayer participar "de manera forzosa" en el debate a tres en Telemadrid el domingo, aunque exigió a Aguirre un segundo encuentro en Televisión Española. Al candidato socialista al Gobierno regional no le gusta la fecha, opina que pasará desapercibido, pero confirma su asistencia "en un ejercicio de responsabilidad y de respeto a la ciudadanía" . Izquierda Unida pone menos condiciones y dice que todo le parece correcto, siempre y cuando estén todos los candidatos representados.

El debate municipal será con todos juntos y a la vez, mientras que el autonómico, por deseo de Aguirre, será por parejas. Es decir, que Aguirre debatirá con Gómez y Gordo y luego los dos candidatos de PSOE e IU, entre ellos.

- El cuarto pasajero. UPyD debuta este año en una cita electoral madrileña con candidaturas a la Asamblea y a 43 municipios. Con el recuerdo del casi 7% de los votos que logró en las Elecciones al Parlamento Europeo de 2009 y que situó a la formación como tercera fuerza política de la comunidad, el partido que lidera Rosa Díez espera superar el 5% necesario para colar algún diputado en la Asamblea.

Ajeno a las encuestas, que lo sitúan a unas décimas del porcentaje necesario, el candidato a presidir la Comunidad de Madrid, Luis de Velasco, está convencido de que con ese 5% conseguirá sentar a al menos seis diputados magenta en el hemiciclo. Si lo logra, la formación podría ser clave en caso de que el PP no alcanzara la mayoría absoluta, situada en los 65 diputados. De Velasco está dispuesto a casarse con cualquiera que se comprometa a cambiar la ley electoral.

Para luchar contra el peso de las grandes siglas y el desconocimiento de sus candidatos, UPyD propone una campaña centrada en la calle, que además sale más barata. Todos los mítines serán al aire libre y durante los fines de semana voluntarios con gorra y camiseta intentarán vestir de magenta los parques de la región para conseguir ese puñado de votos en el que parece jugarse su presencia en la política madrileña para los próximos cuatro años.

- Austeridad en la forma y el fondo. Son malos tiempos para el gasto superfluo. El votante que apenas llega a medio mes no entendería que los candidatos a gobernar una región y una ciudad y a gestionar sus impuestos se dejaran miles de euros en fastos electorales, por más que se los paguen ellos. Se impone, pues, la austeridad. La precampaña ya ha sido frugal. Lissavetzky, por ejemplo, le pidió un centro cultural a Gallardón para presentar su programa (y le dio las gracias durante el acto por ello). Nada de gastar en alquileres. A partir de ahora no faltará la pirotecnia electoral, como es lógico, pero con moderación.

Las promesas políticas también se han contagiado del espíritu low cost. ¿Otro Madrid Río? ¿Otro Palacio de Cibeles? ¿Siete hospitales de golpe? El ciudadano se quedaría en casa el 22 de mayo. Lo que se lleva ahora son las propuestas a coste cero. Así han sido las de Aguirre hasta la fecha: el bachillerato de excelencia, que no supone construir más institutos sino habilitar aulas, o la libre elección de colegio.

- Ejes del debate municipal. Por más que a los partidos se les llene la boca de participación y diálogo con los votantes, lo cierto es que, por más debates, entrevistas y encuentros digitales que hagan, al final, en campaña, ellos han venido para hablar de su libro. Jaime Lissavetzky va a intentar pintar un retrato de un Gallardón megalómano, manirroto y cobrador del frac. Atacará por el flanco de los más de seis millones de deuda de la capital y recordará que el río ha quedado muy bonito, pero ha costado un dineral en tiempos de crisis. Y, ay, cómo fríe a impuestos a los madrileños. El candidato socialista insistirá en su promesa de suprimir la polémica tasa de basuras y de retirar los parquímetros del SER de los barrios allende la M-30. Y como quiere ser "el alcalde de los barrios" dará mucha importancia a los distritos y la descentralización.

El alcalde, por su parte, ya ha dado pistas de por dónde irán los tiros. La semana pasada organizó un paseo por su Madrid peatonal. Demostró cómo calles enteras del centro están vetadas a los coches desde que él llegó a la alcaldía. En campaña se oirán expresiones como movilidad sostenible, peatonalización, prioridad residencial... Y seguro que veremos al alcalde bajarse de su coche ecológico unas cuantas veces.

Gallardón rentabilizará las obras de la legislatura anterior. El Palacio de Cibeles y el Conde Duque están llamados a convertirse en polos de la actividad cultural de la ciudad. Como la cultura es (casi) gratis, que viva la cultura.

- Ejes del debate regional. El principal punto de confrontación entre los tres principales partidos se producirá a cuenta de los servicios públicos. Los socialistas madrileños han montado su campaña alrededor del argumento de que el PP está provocando un deterioro en la Sanidad, la Educación y los Servicios Sociales. Justifican que han comenzado a privatizar estas áreas de gobierno y eso, dicen, genera un peor servicio. Para ello recordarán constantemente la privatización de algunos hospitales públicos, o el intento de privatizar el Canal de Isabel II. El PP tratará de huir de ese debate, que no le beneficia. Aguirre ya ha anunciado que apostará por la educación. Las dos únicas propuestas que ha adelantado durante la precampaña han tenido que ver con la educación: el bachillerato de excelencia, y la libertad de elección de centros mediante la supresión de las zonas educativas. Otros de los asuntos recurrentes de la campaña será el debate del copago sanitario: Aguirre ha asegurado en diferentes tribunas que no lo pondrá mientras ella gobierno, a pesar de ello, los socialistas alertan de que si gana el PP habrá copago. A los populares les afecta este mensaje y han recurrido a la junta electoral. Pero el copago estará presente en la camapaña.

- En busca de la izquierda desencantada. Hace un año, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) estranguló sus políticas sociales en el Congreso de los Diputados. Anunció la reducción de salarios públicos, la eliminación del cheque bebé, la congelación de la mayoría de las pensiones... Los efectos electorales de esos recortes se medirán por primera vez en estas elecciones con una clave: Zapatero ha desencantado al electorado situado más a la izquierda. Ese es el nicho que quiere arañar Izquierda Unida, que intenta recuperar tanto a los decepcionados como a los abstencionistas.

En campaña la formación pretende resaltar la coherencia de su discurso en la defensa del estado de bienestar. En el ámbito regional IU nunca ha cedido ante las privatizaciones. En la campaña, y con sutileza, recordarán renuncias del PSM, como cuando se abstuvo en la privatización del Canal de Isabel II. Más allá del desencanto, la apuesta local se centra en las distancias cortas, con un trabajo exhaustivo en los barrios para captar necesidades concretas de los vecinos, sean de la ideología que sean.

- El voto de la corrupción. La condición de imputados de algunos de los candidatos de los principales partidos ha monopolizado la precampaña electoral. Un sondeo de Metroscopia publicado por EL PAÍS aseguraba que el 83% de los encuestados no querían candidatos imputados. Pero, al contrario de lo que cabría esperar, no castigan a los partidos que los incluyen. Por eso Esperanza Aguirre afirmó que entre los candidatos a las próximas elecciones los hay imputados judicialmente "por tonterías" o "por las cosas más estrafalarias".

A su vez, el alcalde de Madrid y candidato del PP, Alberto Ruiz-Gallardón, explicó que no dejará que un fiscal decida los miembros de su lista electoral. En el PSOE reconocen, al hilo de las encuestas, que ni mucho menos la denuncia de la corrupción será el eje de la campaña socialista: "No le interesa a nadie. La corrupción para los juzgados", explica un miembro destacado del PSM. En los próximos días, el caso Gürtel volverá a ser noticia porque el magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Antonio Pedreira devolverá a la Audiencia Nacional el caso tras la renuncia de los tres diputados regional expulsados del PP, que ya han dejado de ser aforados. No está prevista la declaración de nuevos imputados.

Información elaborada por Pilar Álvarez, Daniel Borasteros, Tono Calleja, J. S. González, Inés Santaeulalia, Elena G. Sevillano y Daniel Verdú.

Le ofrecemos un vídeo con el making of de la foto de los aspirantes a la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento de la capital para EL PAÍS, realizada por Gorja Lejarcegi y por Cristóbal Manuel. Se tomó en una terraza de la plaza Mayor el pasado día 5.LUIS ALMODÓVAR / PAULA CASADO
EL PAÍS reunió en la azotea de una vivienda de la Plaza Mayor a los seis candidatos de los partidos presentes en la Asamblea Regional y el Ayuntamiento de Madrid. De izquierda a derecha, Tomás Gómez, candidato del PSM a la Comunidad; Alberto Ruiz-Gallardón, actual alcalde y candidato a la reelección por el PP; Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid y número uno en la lista del PP a la Asamblea; Ángel Pérez, candidato de IU al Ayuntamiento; Jaime Lissavetzky, candidato socialista a la Alcaldía; y Gregorio Gordo, candidato de IU a la Comunidad.
EL PAÍS reunió en la azotea de una vivienda de la Plaza Mayor a los seis candidatos de los partidos presentes en la Asamblea Regional y el Ayuntamiento de Madrid. De izquierda a derecha, Tomás Gómez, candidato del PSM a la Comunidad; Alberto Ruiz-Gallardón, actual alcalde y candidato a la reelección por el PP; Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid y número uno en la lista del PP a la Asamblea; Ángel Pérez, candidato de IU al Ayuntamiento; Jaime Lissavetzky, candidato socialista a la Alcaldía; y Gregorio Gordo, candidato de IU a la Comunidad.GORKA LEJARCEGI

Tomás Gómez (PSM)

Candidato a presidente regional por el PSM. Nacido en Enschede, Holanda, en 1968.

- Currículo. Alcalde de Parla desde 1999 a 2007. En 2003 fue el candidato municipal más votado de España, obteniendo el 75,35% de los votos. Secretario general del PSM desde julio de 2007.

Se midió a la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, en unas primarias de su partido en octubre de 2010. Se impuso Gómez, a pesar del apoyo explícito del presidente del Gobierno a Jiménez.

- Fortalezas. Un partido cohesionado y controlado por él tras la aparente ruptura que supuso el proceso de primarias. Buen discurso político y capacidad de transmisión de sus ideas.

-Debilidades. Bajo nivel de popularidad, una imagen fría y de mal comunicador que no se corresponde con la realidad, relaciones tensas con los medios de comunicación y cierta falta de credibilidad como alternativa real de gobierno .

Gregorio Gordo (IU)

Nacido en Madrid en 1958.

- Currículo. Afiliado a Comisiones Obreras desde 1976, al Partido Comunista desde 1983 y miembro de Izquierda Unida desde su fundación. En 1991 fue elegido concejal del Ayuntamiento de Getafe.

En 2007 ingresó en el grupo de Izquierda Unida en la Asamblea de Madrid, del

que es portavoz desde diciembre de 2009.

- Fortalezas. Ha logrado apuntalar su liderazgo en

el partido y ha conseguido diferenciar claramente sus propuestas de izquierdas de las de los socialistas.

-Debilidades. Gordo es todavía un candidato poco conocido por los electores y su trabajo al frente de IU en la Asamblea ha recibido una valoración escasa. En la última encuesta de Metroscopia para EL PAÍS obtuvo un 4,3, la nota más baja de todos los candidatos, incluido el de UPyD que concurre por primera vez en estas elecciones .

Esperanza Aguirre (PP)

Candidata a presidenta regional por el PP. Nacida en Madrid el 3 de enero de 1952.

- Currículo. La presidenta regional concurre a sus terceras elecciones autonómicas consecutivas, las cuartas si se incluyen las que se tuvieron que repetir tras el tamayazo en 2003.

- Fortalezas. Las encuestas son muy favorables a la candidata del PP. Ha sabido rentabilizar la oposición que ha realizado desde Madrid al Gobierno de Zapatero.

-Debilidades. El mayor caso de corrupción en Madrid ha salpicado al Gobierno de Aguirre. La presidenta regional destituyó a su consejero de Deportes, Alberto López Viejo, que intermedió con la trama Gürtel. Como presidenta del PP de Madrid ha destituido a cinco alcaldes imputados por su participación con la red corrupta. El Ejecutivo de Aguirre fue el epicentro del espionaje político a altos cargos del PP en Madrid. Hace un mes, un tribunal ha reabierto el caso.

Jaime Lissavetzky (PSM)

Candidato a la alcaldía por el PSM. Nacido en Madrid en 1951.

- Currículo. Doctor en Ciencias Químicas. Fue profesor en la Universidad

de Alcalá de Henares e investigador en el CSIC. Su carrera política empieza en la Asamblea de Madrid en 1983. Fue consejero de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Joaquín Leguina. En 1994 fue nombrado secretario general de la Federación Socialista Madrileña. Senador a partir de 1996 hasta que en 2000 pasó al Congreso de los Diputados. En 2004 Zapatero le nombra presidente del Consejo Superior de Deportes con rango de Secretario de Estado.

- Fortalezas. Su asociación al éxito del deporte español y la solidez de su carrera profesional y política.

-Debilidades.Se le conoce como hombre de deporte, y del Gobierno de Zapatero, pero no como candidato a la alcaldía de la capital. Su equipo intenta "madrileñizarlo" a marchas forzadas .

Alberto Ruiz-Gallardón (PP)

Candidato a la alcaldía por el PP. Nacido en Madrid en 1958.

- Currículo. En 1983 fue elegido concejal del Ayuntamiento de Madrid. En 1987 fue nombrado diputado de la Asamblea en la oposición. Presidente de la Comunidad de 1995 a 2003. Alcalde de Madrid de

2003 a 2011.

- Fortalezas. Madrid ha vivido la mayor transformación de su historia bajo sus dos mandatos. El soterramiento de la M-30, el proyecto Madrid Río o la peatonalización de algunas calles del centro serán algunas de las credenciales de Gallardón para alcanzar su tercer mandato.

-Debilidades.La ciudad acumula una deuda de 6.453 millones que la deja maniatada en tiempos de crisis. El costoso soterramiento de la M-30, pagado íntegramente por el Ayuntamiento, ha hipotecado (literalmente) la capacidad del Consistorio para afrontar nuevas infraestructuras .

Ángel Pérez (IU)

Candidato a la alcaldía por IU. Nacido en Madrid en 1954.

- Currículo. Afiliado a CC OO desde 1973. Militante del PCE desde 1972, del que fue secretario general en Madrid entre 1992 y 1998. Se afilió a IU en su constitución y ha sido coordinador general del partido en Madrid entre 1993 y 2000. Presidente y portavoz del Grupo de IU-CM en la Asamblea de Madrid durante dos legislaturas. Fue diputado por Madrid en el Congreso de 2004 a 2007. Concejal y portavoz en el Ayuntamiento de Madrid desde 2007. Miembro de la Comisión Permanente, Presidencia y Consejo Político de IU Federal.

- Fortalezas. Es brillante en el debate y tiene una gran oratoria. Cuenta con el apoyo de movimientos sociales y vecinales.

-Debilidades.Su capacidad dialéctica le juega, en ocasiones, malas pasadas y le hace abusar del cinismo en su discurso político. Los dos grandes partidos (PP y PSOE) tratan de esquinarlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 06 de mayo de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50