Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Consecuencias de la sentencia del Supremo

El PSC confía en que el Constitucional corrija el veto

Los socialistas catalanes se desmarcaron ayer del PSOE y mostraron su "extrañeza" por la decisión del Tribunal Supremo, al tiempo que expresaron su confianza en que el Tribunal Constitucional "arregle" la situación y autorice la presencia de la coalición Bildu el 22 de mayo.

Al finalizar la reunión de la Ejecutiva del PSC, el alcalde de Reus, Lluis Miquel Pérez, actuó como portavoz del partido y aseguró que la decisión judicial no le parecía "adecuada" porque "dentro de la coalición Bildu hay partidos de solera democrática acreditada", en referencia a Eusko Alkartasuna. Por ello, Pérez explicó que "hubiera sido necesario el contraste de ideas" en la campaña electoral con la presencia de Bildu.

CiU coincidió con el PSC al destacar la presencia de Eusko Alkartasuna como "esencia" de la coalición, un partido "fuera de toda sospecha" para Oriol Pujol, presidente del grupo parlamentario de CiU. Para Dolors Camats, de Iniciativa, "evitar que un partido se presente a unas elecciones es uno de los hechos más graves en un Estado de derecho". ERC elevó el tono y aseveró, en palabras de Joan Ridao, que la ilegalización de las listas de Bildu "es propia de un régimen antidemocrático y de un estado autoritario". "PSOE y PP no aceptan acabar con el problema de la violencia en el País Vasco", abundó Ridao. Solidaritat se sumó a las críticas tildando la decisión del Tribunal Supremo de "golpe de Estado".

La nota discrepante a las críticas generalizadas de los partidos catalanes vino del Partido Popular y Ciutadans, que celebraron la ilegalización de Bildu.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de mayo de 2011