La crisis del euro

Bruselas y el BCE creen que Grecia pagará su deuda

El comisario Rehn dice que España se aleja de los países más apurados

Destacados responsables económicos de la UE multiplicaron ayer sus esfuerzos para dar garantías de que Grecia no suspenderá el pago de su deuda. Los dirigentes europeos se enfrentan así al creciente coro de analistas y políticos que vaticinan que las posibilidades de impago de Grecia en los próximos cinco años superan el 50%. El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, afirmó que una reestructuración (sinónimo de suspensión de pagos o default) de la deuda griega, "no forma ni formará parte de nuestra estrategia". "Los partidarios de la reestructuración de la deuda", añadió, "parecen ignorar las implicaciones potencialmente devastadoras para el país y para la zona euro en su conjunto".

Los griegos piden que se suavicen las condiciones del préstamo del FMI

El responsable de la Economía en la Comisión Europea aseguró que la UE había logrado "contener la crisis de la deuda en los tres países más vulnerables, Grecia, Irlanda y Portugal". Rehn apuntó que "también hemos visto en los diferenciales de los (tipos de interés) de los bonos, como España se está desacoplando de estos tres países gracias a su determinada actuación política en los frentes fiscal, financiero y estructural".

Con sus comentarios sobre Grecia, Rehn se sumaba así a las advertencias lanzadas recientemente por Jürgen Stark, economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), quien había asegurado que "la reestructuración de la deuda de un Estado miembro podría hacer palidecer los efectos de la quiebra de Lehman Brothers". El vicepresidente del BCE, Vítor Constâncio, señaló el pasado sábado que la reestructuración de la deuda griega no estaba sobre la mesa. Constâncio afirmó que "el BCE mantiene la posición de que en la medida de que tenemos un programa con Grecia, debemos mantenerlo completamente con todos los ajustes que en el futuro pueden ser necesarios como es normal en este tipo de programas".

Precisamente el ministro de Economía griego, Yorgos Papaconstantinou, aludió en una entrevista en Libération, a estos posibles ajustes al referirse a la conveniencia de suavizar las condiciones del préstamo de 110.000 millones concedido por la UE y el FMI a Grecia hace un año. "Sería mejor", puntualizó, "un alargamiento de los plazos del programa de 110.000 millones que nuestros socios nos han prestado y una nueva rebaja de los tipos de interés". El pasado marzo, Grecia ya obtuvo una ampliación del plazo de la devolución de las ayudas hasta siete años y medio y un recorte de los tipos de interés de 100 puntos básicos.

Papaconstantinou expresó su confianza por volver al crecimiento en la segunda mitad de 2011. "Estamos en la mitad del túnel", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de mayo de 2011.

Lo más visto en...

Top 50