Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Moda

El limbo de la chatarra de Prada

Una exposición en Milán recorre la escenografía de la firma italiana desde 1993

"¡Lo guardo todo!", exclama Miuccia Prada, diseñadora y coleccionista de arte en una conversación con el colectivo Rotor. Este grupo de seis arquitectos, diseñadores e ingenieros de Bruselas es responsable de la última exposición de la Fondazione Prada en Milán, Ex Limbo. Un recorrido por los restos de las pasarelas de la marca desde 1993 hasta la colección de otoño-invierno 2011.

Los 23 grupos de objetos se amontonan en el espacio que Prada utiliza como sede de exposiciones y desfiles. Hasta el 5 de junio se podrán ver las islas -asientos- en los que se sentaron los invitados en 2009 o las butacas recicladas de espuma de colores.

El comisario, Germano Celant, la diseñadora y su esposo, Patrizio Bertelli, escogieron al grupo de Bruselas por su trabajo sobre el desperdicio, la reutilización y revalorización de objetos. Rotor adquirió fama tras su labor en el Pabellón Belga de la Bienal de Arquitectura en Venecia: lo pobló de piezas de oficinas y edificios abandonados.

El colectivo Rotor trabaja sobre la revalorización de los objetos

El equipo compuesto por Tristan Boniver, Lionel Devlieger, Maarten Gielen, Michael Ghyoot, Benjamín Lasserre y Melanie Tamm transportó todo lo posible desde Largo Isarco, el edificio-almacén donde se encuentra la mayor parte de la colección de la Fondazione Prada. Esta institución ha organizado muestras de artistas como John Baldessari, Sam-Taylor Word o Louis Bourgeois. Gielen, diseñador del colectivo, comenta: "Encontramos una casa rodante del Atelier van Lieshout y cajas gigantes de artistas como Damien Hirst. Me planteo si la mayor parte del arte actual no se encuentra en un limbo parecido al de las pasarelas".

El almacenamiento de objetos en estado de "chatarra" -no necesariamente basura-, mezclado con la beatificación de la belleza mediante la moda traza un paralelismo con las teorías del cronocaos de Rem Koolhaas. El arquitecto holandés ha creado el lenguaje visual de la casa italiana durante más de 10 años de trabajo.

En una entrevista con The New Yorker en 2004, Miuccia Prada afirmaba: "Cuando compro una obra de arte, quiero mantenerla desvinculada de mi firma". Tal vez por eso, los artistas no saltan de la fundación a productos de la casa como ha hecho, por ejemplo, Louis Vuitton con Takashi Murakami o Richard Prince. A Miuccia le gusta actuar a la contra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de mayo de 2011