Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales

El PP promete regeneración e incluye candidatos tránsfugas e imputados

Rueda se presenta como víctima de una campaña sucia del PSOERueda censura que Caballero emule sus prácticas y exhiba los muebles de Porro

El PP gallego afronta una nueva campaña más con el mantra de Feijóo contra los bipartitos y desplegará a los conselleiros -a todos menos a la titular de Facenda, Marta Fernández Currás- por el territorio hasta completar 400 actos electorales, incluidos dos grandes mítines (hoy en la plaza de toros de Pontevedra con Rajoy y la próxima semana en el Coliseum de A Coruña donde será Gallardón quien arrope a Carlos Negreira).

Aunque el programa se presentará la semana próxima, Rueda anticipó ayer que la regeneración y la austeridad serán las líneas maestras que deberán seguir sus cabezas de cartel. "Con ellas se presentan todos los candidatos, son los ejes en que todos creemos y a los que quedan obligados una vez que accedan a los gobiernos, incluido cualquier candidato en cualquier provincia".

Los populares confían en hacerse con el poder en Vigo, Ferrol y Santiago

Las listas que los populares presentan a estos comicios en Galicia incluyen desde tránsfugas, como Nidia Arévalo en Mos, Susana Vázquez Dorado en Porqueira, José Antonio Santiso Miramontes en Abegondo, hasta alcaldes en libertad condicional e imputados por graves delitos relacionados con la corrupción en la Costa da Morte, como José Manuel Traba en Fisterra, y José Manuel Santos en Mazaricos. Y hasta un candidato en Arzúa, Armando Cascón, que intentó sobornar al actual alcalde a quien ofreció información favorable en la radio municipal donde trabajaba a cambio de 479 euros al mes.

2El intento de soborno en Arzúa, que incluía la opción de acallar desde la radio municipal la voz del propio Partido Popular en el municipio -antes de que Cascón, entonces locutor, fuese nombrado candidato- y cuya grabación fue difundida por este periódico y otros medios de comunicación, no mereció ayer ningún reproche del secretario general del Partido Popular. Rueda se limitó a decir que su hombre en Arzúa ya había ofrecido "todas las explicaciones" a los medios. En realidad, Cascón no dijo nada salvo que sus palabras se habían sacado de contexto. El audio de la conversación no deja lugar a dudas: Cascón se ofrecía a primar en la radio municipal de Arzúa las informaciones del BNG y del propio alcalde, a ningunear a la oposición e incluso a pactar con el regidor las declaraciones críticas de sus adversarios políticos. Y todo por un aumento de sueldo de 479 euros mensuales.

Al tiempo que pregonaba la necesaria austeridad en las Administraciones públicas, Rueda tampoco quiso poner peros a la política de personal de la Diputación de Ourense, que sigue convocando oposiciones para incorporar personal pese a tener en nómina a más de 400 familiares de cargos del PP en la provincia e incluso a 115 ediles populares. Preguntado si no veía contradicción entre el discurso y las prácticas de José Luis Baltar en su feudo, se limitó a repetir que la austeridad se exige a "todos los candidatos en todas las provincias".

El autor intelectual de la campaña de las autonómicas que incluyó denuncias sobre los supuestos lujos del bipartito -basadas en que Touriño viajaba en un Audi A8 blindado similar a los dos que había comprado Fraga y en la remodelación de unas salas de la Xunta donde ahora se reúne y da ruedas de prensa el Gobierno gallego- pronosticó ayer que su partido se centrará en las necesidades de los ayuntamientos para buscar soluciones.

Cuando se le preguntó por las fotos de los audi y del yate de un constructor en el que navegó Quintana y que los populares han vuelto a exhibir en algún acto reciente, Rueda optó por presentarse como víctima de una campaña sucia del PSOE que según él delata su "nerviosismo". Lamentó que los socialistas hayan calificado el acoso desde la Xunta al sindicato Unións Agrarias como "prácticas neonazis" y dijo que su formación "intentará ser paciente con los insultos" de los socialistas. Censuró que Caballero exhiba muebles de diseño comprados por su antecesora y rival en estas elecciones, Corina Porro, y que el alcalde de Vigo se plantea ahora vender, emulando lo que hizo el propio Rueda con la flota de audis de la Xunta, la mayoría de los cuales fueron comprados por los Ejecutivos de Fraga. Tras plantear ahora una campaña en positivo, el número dos de los populares gallegos se marcó el objetivo de gobernar en cuatro de las siete ciudades, ser la lista más votada en todas y recuperar las Diputaciones de A Coruña y Lugo.

En la cúpula del PP se ha instalado el convencimiento de que el partido tiene posibilidades reales de recuperar la alcaldía de Ferrol con José Manuel Rey -el candidato que más dudas generaba hace un año a Feijóo y a Rueda-, de que Corina Porro será capaz de desbancar a Abel Caballero en Vigo e incluso contemplan la idea de que Gerardo Conde Roa se haga con el bastón de mando en Santiago, donde los populares sólo gobernaron un año en democracia y fue en 1986. Las plazas de Ourense, Lugo, Pontevedra y A Coruña se ven mucho más difíciles y las fuentes populares consultadas consideran a Negreira más cerca de la presidencia de la Diputación de A Coruña que de la alcaldía de su ciudad. En Vilagarcía, la octava ciudad, sus perspectivas también son buenas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de abril de 2011